Archivo para 29 septiembre 2007

29
Sep
07

Juzguen ustedes.

Hoy se pone fin a la egregia feria de Torremolinos, después de unos días de fiesta pasados por agua. La Romería de San Miguel, que tuvo lugar el domingo pasado, se desarrolló sin ningún incidente grave; todo un alivio para la romería más importante de Andalucía, después del Rocío en Huelva. Y es que aquí en la costa nos gusta mucho el folclore y los toros, como no podía ser menos. El excelentísimo alcalde de Torremolinos, don Fernández Montes, no deja de invertir en “cultura” y la oferta taurina es quizá una de las más atractivas de toda la provincia. Durante la feria hemos tenido la posibilidad de disfrutar, además, del “genio” de la tonadillera más respetada del panorama musical, como es Isabel Pantoja, y de artistas más modernos, pero no menos talentosos, como son el dúo de música melódica, Kiko y Sara o el cantautor internacional de voz rasgada, Antonio Orozco.

torremolinos4.jpg

Con toda este despliegue de actividades culturales no he podido resistir la tentación de emigrar a Málaga capital o quedarme en casa disfrutando de una buena película. Es un hecho consumado que en Torremolinos, todo lo que suene a moderno produce urticaria. No tenemos más que fijarnos en los eventos que hacen famoso este pueblo de la costa, vecino a la urbe. El Baile Retro es uno de ellos, en el que se pone de manifiesto las preferencias culturales que imperan en la localidad. No obstante, lo que enciende el furor de los ilustres habitantes de Torremolinos es la tauromaquia. No podía ser de otra manera. Desde que se construyó la nueva plaza, la afición, y los beneficios, no han parado de crecer. Los toreros más reputados del territorio nacional se dan cita a menudo para maltratar y aniquilar cruelmente, no sin valentía y arte taurino, a un toro. Todo esto nos convierte en el baluarte de la cultura andaluza más costumbrista y tradicional. Un deleite para un joven como yo, que ve como la vida en su pueblo supone la confirmación de los tópicos más casposos y retrógrados de la historia de Andalucía.

rome01.jpg

Sin embargo, cuando ya parecía haberlo visto todo, no he dejado de asombrarme ante el derroche de talento que abunda por esta región. Con motivo de la feria anual de Torremolinos se ha organizado una exposición digna de un verdadero artista. Un tal Alberto Martín (amigo de alguien en el ayuntamiento seguro) ha vislumbrado la brillante idea de vestir de flamencas, toreros y caballistas a los muñecos (muy cañís por cierto) de Mattel, Barbie y Ken. Una idea original e innovadora con la que se pretendía representar escenas de la romería torremolinenense, donde no podían faltar los toreros (El Juli, Fran Rivera) y por supuesto la heroína de la costa del sol, admirada en todos los confines de la tierra, como es la Pantoja. Con el atronador nombre de “Poderío”, el artista ha retratado al pueblo de Torremolinos y sus fiestas en todo su esplendor. Realmente es una manifestación artísitica que quita el hipo y refleja las inquietudes de la población de este pueblo de la costa, ansiosa de nuevas experiencias.

barbiesflamenca4.jpg

¿Qué les parece el asunto? No deja de ser curioso y con una mirada amable al menos puedes esbozar una sonrisa. Lo mejor, empero, es la posibilidad que tenemos los disidentes de todo este embolado de huir a la metrópoli y obviar la cuestión. No quiero renegar de mis raíces (y no lo hago) pero en la era de la globalización y la tecnología, las inclinaciones de algunos jóvenes (no todos) se orientan hacia otros ámbitos culturales. Sabemos, no obstante, que toda la oferta orquestada desde el ayuntamiento está dirigida a un público muy concreto, que todos conocemos. El Torremolinos profundo es así; juzguen ustedes mismos.

28
Sep
07

Football en la tele.

La vendetta no se ha hecho esperar y se consumó ayer a las 22:00 de la noche cuando la Sexta anunciaba que no iban a retransmitir el Real Madrid-Betis, gratis y en abierto, como estaba previsto. Resulta que las autoridades del Bernabeu no permitieron el paso a los de Mediapro, como ya hicieran los del Camp Nou a los responsables de Sogecable, con motivo del Barcelona-Sevilla, que sí pudimos ver sin pagar un céntimo. La disputa se encuentra en su momento álgido y no parece que nadie vaya a intervenir y poner orden. Porque está claro que hace falta orden y criterio, y el único que puede dar un golpe en la mesa e imponerlo es nuestro presidente. Sin embargo es en este punto se complica aún más la trama. Zapatero pasa del tema, como es habitual en él. No parece comprender que significa el Grupo Prisa para el PSOE y flirtea con Mediapro y el nuevo diario Público, surgido desde la izquierda para arañar lectores a El País (un reto ciertamente complicado). Las reacciones no se han hecho esperar y Sogecable pierde un 8,3% de su cotización en un año a causa de su batalla con Mediapro. Además, hemos asistido a un fenómeno insólito en la prensa española, que no es otro que las críticas vertidas desde el diario El País, respecto de las propuestas de algunos ministros del gobierno y contra el propio presidente Zapatero. ¿Qué está pasando con los medios de izquierdas? No dirán que la cosa no está entretenida. Ayer no pudimos ver al Madrid, pero la historia de “la guerra del fúlbol” (parece el título de un film de cine negro) promete no dejar a nadie indiferente. Bromas aparte, el asunto está muy caldeado y parece ser que el gobierno no es consciente del peligro que supone tener al Grupo Prisa en su contra; como a Iñaqui le dé por hablar, que se preparen en Moncloa.

En cualquier caso, el asunto que nos preocupa a los aficionados al fútbol es si esta farsa va a durar mucho. Queremos ver el fútbol gratis, señores. Tenemos el derecho por ley (Ley 21/1997 artículo 5 punto1) a ver en abierto algún partido de interés general por jornada. Está claro que en esta historia los principales perjudicados son los espectadores. Porque perece ser que ante la imposibilidad de la Sexta de emitir el partido hubo quienes no pudieron disfrutarlo ni en Digital +. Lo que está claro es que el Grupo Prisa ha sido la empresa de comunicación mimada de este país. Su liderazgo ha sido indiscutible durante muchos años. Con Canal+ no ha conocido competidores en televisión y se ha encontrado siempre ajena a las disputas de los canales en abierto. Ahora tienen un canal generalista gracias al gobierno socialista, pero los derechos del fútbol la traen de cabeza y es que la Sexta ha sido más astuta y ha conseguido rentabilizar sus retransmisiones en abierto mejor que sus rivales en “pay per view”. No están acostumbrados a competir en igualdad de condiciones y mucho menos a perder. El gobierno está en una encrucijada en este momento, porque el apoyo del Grupo Prisa resulta, para algunos, insustituible. La elecciones están a la vuelta de la esquina y como el PSOE no tenga claro de quien depende para ganarlas, es muy posible que asistamos a acontecimientos inusitados en nuestro país.

La polémica está servida. Los derechos sobre el fútbol han abierto la caja de Pandora y nadie sabe como acabará el asunto. El Grupo Prisa lo tiene muy claro, y no va a dejar que le traicionen ni que le hagan sombra, aunque tenga que dejar sin fútbol a la mayoría de los españoles y hostigar al gobierno. La percepción del espectador, empero, es que no se está respetando la ley y que la Sexta, que es quien ofrece los partidos gratis, es la que sufre el mayor agravio. Hay muchos televidentes que no tienen el Digital+ y desconozco si mucha gente compra los partidos. Lo que sí es cierto es que si se emiten en abierto nadie va a ser tan estúpido como para gastarse el dinero en vano. Además, no es de recibo que obliguen a pagar por un evento de interés general como es un encuentro del Real Madrid. Prisa no entiende que existe un canal que ha invertido en el fútbol en abierto y que es posible hacerlo rentable. Parece que fuera del abrigo del monopolio no se sienten muy cómodos. Los pormenores de los contratos se desconocen aunque parece que existen disensión en cuanto los términos que los hacen vigentes. El tema ya está en manos de la justicia, a ver qué pasa. Yo sólo digo lo que diría cualquier espectador: quiero ver el fútbol gratis; si es la Sexta la que ofrece este servicio, mi apoyo es para el canal de Mediapro. Lógica aplastante ¿no creen? Si las empresas defienden sus intereses a toda costa y contra toda lógica ¿por qué no habrían de hacerlo los espectadores? Estoy convencido de que Sogecable está perjudicando: primero a los espectadores que no están abonados a su plataforma digital, luego a la Sexta, cuya audiencia ha sido cercenada sin otra razón que la venganza, y a sí misma, despeñándose en bolsa y dañando su propia imagen. Me pregunto por qué no retransmitió Cuatro el partido en abierto. Puestos a a perjudicar a su rival, ¿que sentido tiene facilitar argumentos para esgrimirlos en su contra, vulnerando la ley y perjudicando a todos los que no son abonados a la plataforma Digital+?

¿Será capaz alguien de encontrar una solución que satisfaga a todos sin comprometer los intereses de los entes en discordia y sin perjudicar al espectador? ¿Podremos ver el Madrid-Barça (partido de interés general sin duda) gratis y en abierto? ¿Se convetirá Público en una china en el zapato para el diario El País, como lo es Mediapro para Sogecable? ¿Dejarán de mangonear a los televidentes de la Sexta y nos dejarán ver un partido todas las semanas? Lo que tengo claro es que no me voy a abonar a Digital+ para ver el fútbol; si no queda más remedio lo oiré por la radio como hacían nuestros abuelos hace cincuenta años. Resulta patético que en la era de la tecnología tengamos que andar así. Spain is different.

26
Sep
07

Gentiles independentistas.

Estimados señores de los países catalanes y vascos. Soy un andaluz joven que asiste con estupor a determinadas tanganas que se montan a cuenta de los odios que os inspiran, por un lado, el rey de España, y por otro España aparte. Sabedor de que las escisión es inminente, a no ser que el ejército la líe y la caguemos de nuevo, quiero constatar aquí una serie de cuestiones que, como andaluz que soy, me rondan en mi atribulada cabeza. Antes de nada aclarar que la quema de fotos del rey, a pesar de haber encendido la ira de sus fans, no han afectado en demasía el estado de ánimo del andaluz medio; ya de por sí alegre y despreocupado.

Lo que nos preocupa, siempre como andaluces, de verdad, es si ustedes van a poner un muro cuando se separen. Lo digo porque en Alemania hicieron uno muy feo que no anima nada la fiesta al personal. Además eso cuesta caro y no está la cosa muy boyante. Y yo quiero ir mucho a Barcelona, qué cojones. Más cositas. ¿Allí seré inmigrante, o podré obtener la nacionalidad catalana o vasca, además de la española? Porque no se os ocurrirá no dejarnos pasar por ser españoles. Nosotros que culpa tenemos. Picasso era malagueño, enterados, y más chulo que fue el tío. Aunque me puedo casar con una catalana o catalán; o con un vasco o vasca, ¿no? ¿Invertirá La Generalitat en cursos de catalán para los paletos españoles del sur que quieran trabajar allí? Aunque os parezca increíble, un andaluz puede aprender catalán en tres meses; los demás no sé. Aprendieron nuestros padres tudesco cuando fueron a trabajar a Suiza y Alemania para ganarse la vida. ¿El Barça seguirá jugando en liga contra el Madrid o jugará contra San Marino? Perdonen las preguntas, simples y absurdas de este pobre malagueño iletrado pero es que me inquieta saber que va a pasar.

189355596_76eccd1681.jpg

El tema, estimados secesionistas, es que, a pesar de lo que invierten en el sur de la península ibérica los gobiernos de Madrid, aquí no salimos a flote y la vida no es fácil. No quiero señalar culpables, pero Chaves es un poco trepa. Ya quisiéramos para nosotros esas universidades e industrias que caracterizan a vuestras autonomías. Todo resulta tan moderno cuando sales del pueblo y visitas Barcelona o San Sebastián (Donosti, para los sensibles) que sí que parece que estés en otro país. Por eso, como andaluz, que desea emigrar a una nación en ciernes, próspera y moderna, quisiera saber si mis taras como español y andaluz me impedirán integrarme en vuestra sociedad catalana, o vasca si fuera el caso. Desde aquí compruebo como las chicas catalanas se pirrán por los malagueños, a pesar de nuestra obvia tosquedad. Eso por lo menos sube la autoestima para afrontar el día a día en tu nuevo país. De cualquier modo, tengan presente que el mestizaje va a ser inevitable, ¿o ya lo ha sido?

Lo del rey no tiene mayor importancia. Si es que el tío es muy malvado. No como Carod o Maragall que son los adalides de la rectitud. Tantos años de tiranía monárquica acaban hartando y es normal que reaccionéis así. Prometo rendir pleitesía al nuevo rey de Cataluña y del País Vasco para obtener la doble nacionalidad. Podemos celebrar cada verano la quema de fotos de rey Juan Carlos I, de Carlos III y IV, Fernando VII y Alfonso XIII; y convertirlo en tradición. Y quemamos juntos las banderas de España, Cataluña, Murcia, Valencia y las que hagan falta; será por banderas. Unas fallas en Catalunya. Anda que no molan las de Valencia. Pero no os olvidéis de nosotros los andaluces cuando dejéis de ser españoles, que somos muy graciosos y tenemos mucho arte; y seremos españoles siempre aunque nos pese.

¡¡¡Visca “Andaluçía”!!!. ¡¡¡Gora la selección de basket!!!

¡¡¡Suerte radicales ya estáis más cerca!!!

Os queremos.


23
Sep
07

Cuitas de un andaluz joven.

Me apunto a eso de los 210 euros para la ayuda al alquiler. Opto por enterrar mi espíritu crítico y creer en que “papá Estado” velará por nuestro bienestar a golpe de euro del contribuyente. Si Solbes dice que se puede, es que se puede. O quizá sea que para lo que le queda que ejercer de ministro, habrá pensado: “que hagan lo que les de la gana”. Quién sabe. A Carme Chacón se la ve exultante y está convencida de todo. Al menos parece que hace algo, aunque sea plagiar a la Trujillo. Yo confio en ella.

Lo prioritario es conseguir ahora un contrato laboral, además de un trabajo. Porque sin él, no sueltan la plata los señores socialistas. Aparte, están las desgravaciones fiscales de las que no puedes disfrutar si no cotizas. Luego rezaremos porque el casero no suba el alquiler 210 euros y nos jodan la marrana. Por ahora estoy tranquilo, el único requisito en el que me quedo fuera de la medida de la Chacón es en el del empleo. ¿Sabrá la ministra de las dificultades de los jóvenes, no ya para trabajar, sino para conseguir un contrato laboral? Trabajo hay, y mucho. Mañana voy a pintar el muro de una urbanización con solera en Torremolinos por 60 euros. Para hoy tengo una sesión de fotos en la Romería de San Miguel. Como ven, trabajo no me falta. ¿Tendré derecho a los euros del alquiler de la Chacón? ¡Ay! entre chapuza y chapuza, sueño con un contrato laboral, por obra y servicio, no pido más; mil euros brutos al mes (en Alemania 938 euros al mes se considera la barrera oficial de la pobreza), mi mes de vacaciones, y cuarenta horas semanales, por dios, sólo cuarenta horas semanales. ¿Trabajará el Estado para crear empleo? Porque si no el plan de los euros va a dejar fuera a muchos jóvenes como yo; con trabajo y sin contrato. Andalucía Imparable, y olé.

Ahora ha subido el gasóleo a un euro (y el resto de combustibles). Hace semanas que viajo a la ciudad en tren (1,30 por viaje oiga). El coche ya no está para cogerlo. Sobre todo aquí en Málaga donde circulamos por una autovía de mentira y encontrar aparcamiento en la urbe es una tortura. Al final te acostumbras a vivir con lo mínimo. De lo que sube el combustible, los productos de primera necesidad y las hipotecas, no habla “el ZP”. Espero que todo esto no sea el preludio de una crisis económica de las de atarse los machos. Si a esto encima le sumamos la desaceleración de la economía (del ladrillo se entiende) y el gasto que el gobierno quiere realizar con lo del ayuda al alquiler… Yo no sé. ¿Qué dice Solbes? Que tampoco estamos tan mal como dijo; que ahora sí se puede gastar; pues venga, al lío.

Por mi parte seguiré recortando el gasto a tope (no hay más remedio). Ahora bien, tengo hasta el 2008 para que me hagan un contrato laboral, aunque sea en prácticas y poder pagar la mitad del alquiler. Pero, ¿y si sube el alquiler, qué hará Zapatero? Que envidia de Solbes, que se habrá quitado del medio.

22
Sep
07

¿Quién admira a El Pocero?

Estos días he leído con estupor una columna, en El XLSemanal, del carismático comunicador radiofónico Carlos Herrera. No suelo prestar mucha atención a sus historias, plagadas de fervor taurino y de crónicas gastronómicas dignas de un sibarita. Es usual que lea con fruición a don Arturo y a Juan Manuel de Prada, si se tercia, y salte con desdén las anodinas historias de “dolce vita” del comunicador andaluz. Esta vez, empero, algo captó mi atención. Sí, lo confieso: he conocido a El Pocero rezaba el título de su columna, como si alguien quisiera acusarlo de algún atroz delito. De hecho, el día que decidí leer semejante declaración de principios, entrevistaba a dicho empresario en su emisora, excitado como un adolescente fanático que conoce a su cantante favorito. El caso es que don Carlos Herrera admira profundamente a Francisco Hernando, El Pocero. Porque un hombre que parte de la nada más absoluta, que no sabe escribir, que pasó hambre de niño y que se ha convertido en un todopoderoso constructor millonario, debe al menos despertar nuestra curiosidad. A don Carlos, en cambio, le fascina. Ya reconoce de antemano que no es políticamente correcta su adhesión a semejante personaje. Sin embargo, los que le conocemos de las ondas sabemos que al insigne comunicador le encanta envolver su persona en un aura de incorregibilidad que lo hace, a su parecer, irresistible. Sabe que el Pocero es un personaje polémico, investigado por la Fiscalía Anticorrupción por posibles irregularidades, mas ha construído una macrourbanización en Seseña que es para quitar el hipo, señores; y los pisos están muy bien hechos y muy baratitos. Además crea puestos de trabajo y dinamiza la economía española. Claro, señor Herrera, la economía española, del ladrillo y el cemento, no otra. La única que hay, ¿no es verdad? ¿Quién puede criticar a un hombre que presta semejante servicio a la comunidad? La izquierda arbitraria y mezquina que sólo se fija en su analfabetismo, en sus costumbres de nuevo rico hortera, en su modales nada aristocráticos y en sus yates y ostentosas fiestas. La envidia que nos corroe a todos porque un hombre que era pobre, se hizo rico a golpe de ladrillo. Nada que ver con un fenómeno típicamente español (que salvo intermitentes parones, no ha cejado desde los años sesenta), como es el del garrulo que se enriquece a base de ladrillazos, tipo Jesús Gil o Sandokán. Nada que ver con el crecimiento exacerbado de urbanizaciones mastodónticas, recalificaciones y corrupción en ayuntamientos a causa del negocio inmobiliario; nada que ver con la especulación del precio del suelo y la vivienda, y de la dificultad que tenemos los jóvenes de emanciparnos a no ser que compremos un piso entre tres o cuatro compadres. Al final va a ser que la opinión pública condena injustamente a un hombre que forma parte del engranaje económico de un país que es incapaz de crear puestos de trabajo ajenos al ámbito de la construcción; cuyo mercado laboral no puede absorver trabajadores cualificados; un país donde la única forma de enriquecerse más rápido y mejor es recalificando y construyendo. ¿Cuál es el problema? ¿Que van a ganar muchos millones y van a ser sólo para el Pocero? ¿Qué era más bonito el paisaje sin edificios? Huelga decir que don Carlos Herrera ha buscado la provocación gratuita con este artículo, como suele hacer también arremetiendo contra los antitaurinos o los ecologistas desde las ondas. Se parapeta en la idea absurda de que el Pocero es criticado por su origen humilde (Hernando despierta los habituales recelos clasistas de la España más tradicional, que es la que se tiene por moderna). No se trata de que el constructor haya sido un hombre llano y sin estudios que empezó limpiando alcantarillas. Puedes admirar a un personaje que ha partido de la miseria y ha salido adelante ganando dinero a espuertas haciendo pisos; los hay que admiran a Nacho Vidal, cuya labor también es encomiable. Allá cada uno con sus valores. La cuestión está en que Herrera glorifica a un empresario cuyo único mérito ha sido enriquecerse desmesuradamente, haciendo lo mejor que hacemos en España: construir. Ya no está de moda venerar a personajes cuya vida no esté marcada por la virtud de saber hacerse rico. A mí, por ejemplo, me erotiza la vida de J.K Rowling (creadora de la saga de libros de Harry Potter), pero esa es escritora e inglesa; no cuenta. En España ya sabéis cual es el método. Nada de estudiar; trabajar desde los catorce, ahorrar mucho e invertir en el ladrillo. Hace tiempo todos querían ser como Mario Conde (al menos se alentaba el formarte para ello); ahora el paradigma del éxito lo tenemos en don Francisco Hernando el Pocero. Que luego don Carlos no critique a la ministra de educación, y menos a la de vivienda. ¿Nadie ha caído en que los jóvenes no estudian en España porque entienden que no es necesario? Espero que al final, nuestro populista locutor y columnista, no tenga que tragarse su artículo, con tinta incluida, cuando descubramos que el espíritu de Jesús Gil sigue vivo.

19
Sep
07

¡Oye! La Sexta Mola (2)

Parece que el deporte triunfa en las televisiones privadas, sobre todo en aquellas en las que superar el 20% resulta un reto no exento de dificultades. Pepu y los suyos superaron por los pelos en cuanto a número de espectadores a Alonso y Hamilton (41ooo espectadores más), aunque Telecinco se llevó al gato al agua con un share del 48% (frente al 31,3% de la Sexta), y es que la Fórmula 1 es imbatible el domingo y además dura casi todo el año. No obstante, el nuevo canal se puede dar por satisfecho porque en los últimos tiempos está consiguiendo cuotas de pantalla parecidas o superiores a las de las cadenas más fuertes. Buenafuente ha conseguido unos resultados encomiables, para una franja horaria como es el late night y le zurra la badana a Noche Hache; normal por otra parte, ya que el programa de la “graciosa” “humorista” aburre hasta a las piedras con un abuso excesivo de contenido político (partidista, por supuesto). Parece que su candidatura a las elecciones generales no ha resultado tan tronchante como a ella le parecía en un principio. Si bien Buenafuente no ha cambiado en absoluto el formato de su programa y parece que estás sintonizando Antena3 en vez de la Sexta, su espacio, sus colaboradores y él mismo no dejan de ser extraordinarios. Y si la fórmula funciona, ¿para qué cambiar? Junto con Sé lo que hicisteis… (a cuya plantilla estrevistó en su estreno) son los líderes indiscutibles de la cadena.

la_sexta-765917.jpg

Antena3 se pone las pilas con Territorio Champions, aunque el resto de su programación obtiene resultados bastante modestos. Esperemos que puedan sacarle réditos hasta el final a la competición europea; todo dependerá de hasta donde lleguen los equipos españoles. Con La Familia Mata parece que se va a hacer un hueco en prime time (obtiene un 17,6%) pero la serie Quart (muy penca y aburrida) no puede competir con el detective repelente con acento argentino de Telecinco. Sigo creyendo que Antena 3 se duerme en los laureles. Lo que consigue por un lado lo pierde por otro y recordemos que es la cadena privada con más programas y series retiradas de la televisión por falta de audiencia. Como no se anden con ojo, la audacia y astucia de los nuevos canales pueden darle este año más de un disgusto.

Por mi parte me reitero en que la Sexta tiene una programación digna de tener en cuenta, basada en el humor y en el deporte, ajena al reality y al corazón (y eso se agradece). Quizá le falte algo de buen cine y alguna serie que enganche a una buena masa de espectadores y le permita crecer. Aunque si para obtener audiencias masivas hay que crear series como Yo soy Bea mejor que se queden como están. A ver si con Shark consiguen resultados, ahora que existe una fiebre por los personajes de perfil altanero. Como ven no oculto mi predilección por el sexto canal. Y no porque me caiga bien Emilio Aragón, o me enamore Pilar Rubio (eso aparte), sino porque me parece una apuesta muy valiente la que hacen, y más en los tiempos que corren, que además les está funcionando, dentro de lo que cabe, satisfactoriamente. Bueno, por eso, y porque ponen Futurama y sale Pilar Rubio; ¡ah! que esto último ya lo he dicho .

thbx7.jpg

17
Sep
07

De nuevo, no ganan los mejores.

De nuevo, y como suele ocurrir muy a menudo, no son los mejores los que llegan más lejos. Es cierto que ayer, la selección española de basket jugó el peor partido de su historia; con un Pau Gasol insólito, el equipo se vino abajo mientras los rusos creían cada vez más en su victoria. La estrategia estaba definida: anular a Gasol; y lo lograron. Ni los triples de Calderón, ni la garra de Marc, ni la seguridad de Garbajosa, ni los casi quince rebotes que capturó Pau, ni el recital de gorros y tapones que dio, pudieron evitar el desastre. Para ganar hay que sumar puntos, no basta sólo con defender. Se falló lo indecible (en tiros de campo y en la línea de tiros libres) y no aprovechamos el pésimo juego de los rusos ni la ventaja obtenida en el inicio. Pau se fue desinflando en cada cuarto y al final se contagió el desánimo y la apatía a todo el equipo. No sabemos si les pudo el cansancio de todo el campeonato, o fue todo fruto de los nervios. Lo que está claro es que España es superior a Rusia, y a todas las demás; ayer, empero, no supo demostrarlo. Tenemos la mejor selección de toda la historia del baloncesto español, y sabemos, en nuestro fuero interno, que ellos son los justos vencedores. Ocurrió en el último Mundial de Fútbol, que ganó Italia, una selección que está años luz de ser la mejor del mundo. La sensación es más amarga si cabe, porque sabemos que tienen más calidad, que son los mejores; estábamos seguros de la victoria y al final, la providencia nos jugó una mala pasada. Nos queda el consuelo de pensar que hace años hubiéramos vendido nuestra alma al diablo por tener una selección de baloncesto como la que tenemos actualmente. Pero hemos sido campeones del mundo y, acostumbrados como estábamos a las mieles de la victoria, nadie imaginaba que una cosa así podía ocurrir. Un mal día lo tiene cualquiera, y así ha sido. España sólo tuvo uno y tenía que ser el de la final. No obstante, debemos sentirnos orgullosos de “los doce amigos” de Pepu, que merecieron ganar, como se merecen, todos y cada uno, nuestro aplauso y aliento. Hemos disfrutado de lo lindo, con un juego mágico y espectacular que nos ha hecho vibrar en nuestras casas. Ésta experiencia nos demuestra una verdad universal: que la fortuna no entiende de talentos ni méritos. Al final el oro es para quien se lo cree, aunque no sea el mejor. Los rusos creían que podían ganar (yo no lo creía en absoluto viendo su pésimo juego) y al final aprovecharon los errores del equipo español y se adjudicaron una medalla que no merecen en absoluto. Sí, de acuerdo, llegaron a la final con una sola derrota, como España, y ayer jugaron mejor (o no tan mal como nosotros; lo justo para sacarnos un punto), pero no son, ni mucho menos, los mejores. Nuestra selección es la más grande del mundo y de Europa y esto lo sabe el que ha seguido el campeonato. Que disfruten el oro los rusos. Todos sabemos quienes son de verdad los campeones aun con la plata en sus cuellos. ¡Aupa España!

galeria_29.jpg