09
Sep
07

Venghi, el vencejo fiorentino (III)

939513682_ebba70cd0b_b.jpg

Venghi no podía volar todavía. Lo encontramos a falta de dos semanas para abandonar Florencia, y no podíamos traerlo con nosotros. Ésta situación lo hubiera desconcertado. Además no confiábamos en que nos dejaran embarcarlo en el avión. Aún necesitaba varias semanas más de alimentación constante, hasta que cogiera peso y sus extraordinarias alas se desarrollaran adecuadamente. Sin embargo, tuvimos el placer de conocer a una chica fiorentina encantadora, amante de los animales, estudiante de biología en la Universidad de Florencia, llamada Roberta. Nos la presentó mi compadre Gonzalo, el argentino. Se había emparejado con ella durante el último mes de nuestra estancia en la ciudad, y supuso una auténtica salvación, para el vencejo, y para nosotros, que no sabíamos qué íbamos a hacer con él. Así fue como al final resolvimos dejarlo con ella. Sabíamos que iba a estar seguro y que iba a ser bien alimentado. Además, Roberta se movía en un círculo de veterinarios y biólogos por lo que la tranquilidad era doble. No le iba a faltar quien cuidara de él. Por eso quiero agradecerle desde aquí su inestimable ayuda. Sin ella, hubiéramos tenido que confiar en alguna asociación encargada en este tipo de asuntos, que probablemente lo hubiera hecho bien, pero con la que no hubiéramos podido establecer una comunicación constante. Roberta forma parte de ésta extraordinaria experiencia que ha supuesto salvar a una ave tan interesante, como es el vencejo. Ahora mismo, Venghi debe de andar camino de climas cálidos, al acecho de insectos y placton aéreo, volando a más de 2000 metros de altura y en busca de una pareja para procrear. Jamás olvidaremos Florencia, gracias, entre otras cosas, a Venghi y a Roberta. Un beso, desde este blog para ellos, dos seres increíbles que merecen todo nuestro cariño y admiración. Buena suerte Venghi, cuídate.

Anuncios

1 Response to “Venghi, el vencejo fiorentino (III)”


  1. 1 -Elena-
    09/09/2007 en 12:06

    Sinceramente conocerte Venghi, poder cuidarte y sobre todo haberte salvado la vida ha supuesto para nosotros una de las experiencias más gratificantes que hemos vivido a lo largo de nuestra vida en común.
    Donde quiera que estés pajarillo, gracias a tí, gracias no sabes cuanto…


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: