Archivo para 29 octubre 2007

29
Oct
07

Callejeros.

Cuatro está haciendo historia en el ámbito televisivo. El programa realizado por Mediapro y dirigido por Carolina Cubillo ha marcado ya un hito en el mundo del periodismo. Cuando parecía que sólo había cabida en la pantalla para el sensacionalismo mediocre y descerebrado de Aquí hay tomate (el tiempo ya pondrá en su sitio a Jorge Javier Vázquez), llegan los muchachos de Callejeros (viernes a las 22:15) y ponen la televisión patas arriba. Cámara al hombro, con audacia y coraje, se introducen en mundos que nos son ajenos a la mayoría y nos abren una ventana a universos que no parecen reales, pero lo son. Callejeros es un espacio innovador, que presenta la realidad tal cual es, sin aspavientos; periodismo puro y duro, de calidad, con objetividad e inteligencia. Con espacios como este, la cadena logra consolidar su vocación social, un reducto de decencia en una televisión que hace tiempo que perdió el norte, condicionada por la audiencia, ávida de prensa rosa. Y así seguimos hoy, sin un atisbo de que nada vaya a cambiar. Por suerte hay quienes apuestan por algo nuevo, más digno, y solvente además.

Cuatro inauguró el viernes pasado una nueva temporada del susodicho programa: Palma-Palmilla, rezaba su título. Con un share del 10´5% fue seguido por más de un millón y medio de espectadores y yo estaba entre ellos. No podía ser de otra manera. Como malagueño de toda la vida me interesa saber lo que pasa en mi provincia. Ya imaginaba, empero, lo que me iba a encontrar: miseria, droga, drama humano en general. La Palmilla siempre ha ostentado una fama de barrio conflictivo, centro neurálgico de consumo y venta de droga, hogar de traficantes y delincuentes, pero también de familias de clase trabajadora; un lugar nada recomendable para aburguesados procedentes del centro de la urbe o de la región costera, como un servidor. Y como era de esperar, mis espectativas se vieron superadas con creces. Para vergüenza de la administración municipal y autonómica, Callejeros nos muestra un barrio absolutamente abandonado a su suerte, donde la plaga de ratas y cucarachas es extrema e insostenible. Edificios sin luz, apuntalados, casi en ruinas, sin abastecimiento de agua, inundados de basura y suciedad; calles atestadas de mugre y una población que vive en condicines higiénicas infrahumanas. Todo ello en medio del paraíso turístico y urbanístico de la costa del sol; paradojas del desarrollo económico.

recortephp.jpg

De nuevo se pone de manifiesto el abandono que sufren aquellas zonas que no proporcionan réditos políticos o beneficios económicos y que suponen un incordio (habrá que ver cuánta gente vota en aquel barrio). De la Torre, fuera de los aledaños del museo Picasso parece que no gobierna. No le hables de nada que no tenga que ver con la capitalidad cultural o el Málaga Valley. ¿Habrá visto el alcalde el documental sobre la Palmilla? Seguro que lo puso un rato de pasada haciendo zapping y ni siquiera pudo relacionar las imágenes con Málaga. Me aburro, debió pensar, yo voy a poner el Popular Televisión a ver si sale mi jeta.

Bromas aparte, el programa te deja una sensación incómoda en la sesera. Me quedo loco, que diría un palmillero. Un auténtico gueto en medio de la ciudad (a cinco minutos del centro), lleno de yonquis, traficantes y delincuentes comunes. Allí, sin embargo, también existen familias trabajadoras que no pueden vivir dignamente ni huir siquiera porque nadie en su sano juicio compraría una vivienda en esa zona. Por cinco millones de pesetas puedes adquirir un piso en la Palma. Ahora bien, olvídate de que Limasa se asome por allí, prepárate para que tus hijos cojan una infección en cualquier momento y se encuentren expuestos a la droga y al delito. La policía por supuesto ni entra, faltaría más. Como es natural, los locales están para poner multas en el centro o pasearse por la Plaza de la Marina, donde nunca ocurre nada. Y en esas estamos. ¿Cuál es la solución? Algunos dirán que echarlo todo abajo y construir urbanizaciones de lujo (que le pregunten al Pocero a ver qué haría él); otros que obligar a la administración a tomar medidas, con inversiones y ayudas, mas todos sabemos que por mucho dinero que se meta en esa zona, no hay nada que hacer. Las causas de que haya lugares así vienen de lejos y no son otras que la ignorancia, la incultura, la droga, la pobreza, el paro y el abandono. Es lo de siempre: la desigualdad, el sempiterno problema de la humanidad. No hay nada más para combatirlo que el trabajo duro y la voluntad de enmienda; y es cierto que hay quienes no quieren dar un palo al agua. A veces la mejor ayuda es no ayudar. Lo que es evidente es que la administración tampoco hace nada por cambiar la situación, limpiar la zona al menos; o lo dan todo por perdido o simplemente no les interesa. Como aquello no lo ve el turista, para qué vamos a arreglarlo. Málaga vive por y para el turismo, con lo cual, qué sentido tiene que nos preocupemos por lugares así. Esta es la verdad y no hay más cera que la que arde.

declaracion.jpg

No quisiera caer en el pesimismo, pero me puede el desánimo. Vean el reportaje y sabrán de que les hablo. Esta es la Andalucía Imparable que nos venden los políticos: guetos como La Palmilla, la corrupción en Marbella, los altos índices de paro en la sociedad andaluza, un sistema educativo catastrófico, viviendas inaccesibles para mileuristas… Ni los socialistas, ni mucho menos los populares tienen soluciones. El liberalismo y la democracia son así; los hay que se quedan fuera y allí deben permanecer. Nosotros a disfrutar del sol y la playa, que la vida son dos días.

El viernes nos recordó Callejeros lo privilegiados que somos algunos. Ahora bien, no mirar ni ver la miseria no hace que deje de existir. Allí está para el que quiera comprobar que, por unas razones o por otras, España no va tan bien.

Callejeros, todos los viernes a las 22:15 en Cuatro.

23
Oct
07

Cómo no saber perder.

Perdieron por la gasolina, no te fastidia. El niño Hamilton y su mentor, el inigualable Ron Dennis vienen a llorarle ahora a los comisarios de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) a ver si suena la flauta y pueden ganar en los despachos lo que no han sido capaces de ganar en el circuito de Interlagos de Brasil. Tiene bemoles el tema. Estos ingleses no se resignan. Todo para convertir en campeón a quien no lo es, a cualquier precio; porque tengan por seguro que si fuera Alonso el piloto en litigio, el tarambana de su jefe de equipo no movería un dedo.

200px-ron_dennis_2000monaco.jpg

Parece ser que los jueces han detectado ciertas irregularidades en los combustibles de los monoplazas de Williams y BMW; no han sido confirmadas a ciencia cierta, pero como existe la sospecha, que vete tú a saber si se verifica, los de McLaren se agarran ahora a un clavo ardiendo. Resulta que la utilización de dicho combustible ilegal tiene que ver con la temperatura, más elevada, lo que supone una ventaja frente a los demás competidores. Y digo yo, si el campeón es Raikkonen de Ferrari, el segundo es Hamilton y el tercero Alonso, ambos de McLaren, ¿dónde está la ventaja que proporciona el polémico combustible milagroso? Yo no entiendo nada, y es normal, soy nuevo en estas lides del automovilismo y existen circunstancias que se escapan a mi intelecto. Deporte extraño el de la Fórmula 1. Mucha intrigas, quizá demasiadas: espionaje, doping del automóvil, favoritismo en los equipos, favoritismo de los jueces, trucos ilegales, infracciones que no se sancionan… Creo que los jueces y los comisarios debían ponerse de acuerdo y ser más discretos para no dar lugar a lo que está viviendo el automovilismo en estos días. Uno escucha en la radio y lee en la prensa que le pueden conceder el título al piloto inglés y se te ponen los pelos como escarpias. Menudo circo. Sería un auténtico escándalo y pondría muy en cuestión todo el entramado competitivo de un deporte que más que deporte es un negocio (con miles de millones de euros circulando en torno a él) y quizá sea esto lo que lo hace tan polémico en ocasiones. Estoy casi seguro de que la cosa se quedará como está, pero ¿y si al final cede la FIA y se llevan el gato al agua el niñato inglés y su jefecillo “tocahuevos“? Sería demencial y vergonzoso. Habríamos de pensar que hay tongo y que los jueces han sido sobornados, por lo menos. Capaces son de intentar algo así. Esperemos que el asunto no trascienda y dejen de hacerle caso a McLaren, los justos perdedores.

Por ahora están presionando a tope para que se sancione a Williams y BMW y poder así optar a un título que se les antoja esquivo y que desean a toda costa. No saben perder estos ingleses. Dan pena. Después de lo que han hecho pasar a Alonso, ahora vienen con semejantes gilipolleces. Desde luego, si Alonso continúa en una escudería así de patética, todo lo que sufra a partir de entonces se lo tendría bien merecido. Debe salir de ahí como sea. Que vuelva a Renault o que haga lo que quiera, o lo que pueda, pero que se aleje del entorno de McLaren, desorganizado y demente.

mclaren_logo.jpg

Ron Dennis y Hamilton siguen haciendo el ridículo, algo impropio de la idiosincrasia inglesa, tan proclive a la flema y la compostura. No es de caballeros tener mal perder y mostrarse tan pueril. Se pusieron en evidencia en Brasil y siguen en su empeño. Deseo fervientemente que se hundan sin remisión el próximo campeonato, y espero que sea Alonso quien les zumbe la badana desde una escudería que no sea tan mezquina como McLaren.

¡Habéis perdido, señores! Eso es lo que hay; lo demás son milongas, llantos y pataletas; no saber perder, en definitiva. La gasolina… manda huevos.

22
Oct
07

¿Quién es el perdedor?

Se veía venir. Al final Alonso no pudo hacerse con el campeonato de automovilismo y ha tenido que conformarse con un tercer puesto, empatado a puntos con Hamilton. Tras una gestión desastrosa de la escudería McLaren (Ron Dennis es un inútil integral), traducida en un trato que rozaba lo vejatorio para con el piloto asturiano, al final se ha hecho justicia y ha ganado el mejor; Raikkonen ha sido el más regular, el más veloz en las últimas carreras y su equipo se ha volcado en su piloto (como no podía ser de otra manera) y la victoria ha llegado, como es lógico. Cuando un equipo sabe lo que quiere y optimiza sus recursos para alcanzar el éxito, éste suele llegar tarde o temprano, a no ser que haya alguien que lo haga mejor, claro está.

No cabe duda alguna de que McLaren ha cabado su propia tumba, perjudicando a Alonso y dilapidando sus posibilidades de triunfar. Después de reclutar a Fernando, sus objetivos no eran otros que ganar gracias a la audacia y el talento del asturiano, pero resulta que aparece el niño Hamilton (ojito derecho de Ron Dennis), del que nadie sabía nada, y deciden que prefieren una estrella inglesa en la escudería que sea la que enarbole los premios y triunfos. Mis conocimientos de Fórmula 1 son limitados (no soy más que un neófito en el tema) pero intuyo que ceder margen a la improvisación en un deporte tecnológico donde la estrategia y la planificación son tan importantes puede resultar peligroso. No quiero restar mérito al piloto finlandés pero es un hecho que, aparte de haber hecho el ridículo, Lewis Hamilton ha perdido el campeonato (a pesar de la velocidad de su monoplaza) y él es, junto con su jefe de equipo, el máximo responsable de la derrota de McLaren. Alonso hizo lo que pudo en un entorno hostil donde los haya; no se le podía exigir más al piloto español. Se puede afirmar que ha triunfado, dentro de lo que cabe, poniendo en su sitio a más de uno y en concreto al piloto británico, cuyo triunfalismo resultaba insultante. Finalmente, éste no ha dado la talla y todos sabemos quién es el mejor de los dos. En cualquier caso, la victoria de Raikkonen ha sido muy celebrada por la afición española, y con razón. Yo me sumo a la alegría de que Hamilton no haya ganado; hubiera sido injusto y frustrante para unos sufridos seguidores que han soportado lo indecible, al ver como se ninguneaba a nuestro campeón, merecedor de un puesto entre los mejores del mundo.

268520850-1.jpg

Parece que esta vez, los británicos, tan sobrados de eficiencia y excelsitud, han caído en una inoperancia a la que no están nada acostumbrados. A lo largo de la historia, los ingleses se han vanagloriado de ser un pueblo caracterizado por su capacidad de alcanzar el éxito en sus empresas, gracias a una inmejorable gestión de sus recursos. No así los españoles, tenidos por un pueblo indolente, vago y poco preparado. De hecho en Inglaterra cuando un trabajador se escaquea de su trabajo o lo realiza mal se dice de él que parece español, o que padece el síndrome del español. De esta manera se ha entronizado en su imaginario colectivo un estereotipo de los españoles que casi nunca corresponde con la realidad (como pasa con todos los estereotipos). Huelga decir que no siempre somos tan desastrosos en lo que nos proponemos y un ejemplo muy ilustrativo lo tenemos en Fernando Alonso, entre otros. Esta vez, y sin que sirva de precedente, han sido los ingleses los que la han cagado, así que se puede afirmar que han caído en lo que ellos llaman una “españolada”. ¿Se podía haber hecho peor en McLaren? Yo creo que no (ni un español lo hubiera hecho tan mal).

El caso es que la escudería británica ya tiene a un digno aspirante al próximo campeonato (que era lo que quería). Alonso sobra en McLaren y así lo siente él y todos los que le apoyamos (incluido este advenedizo que suscribe). Ahora sólo hace falta que algún equipo se haga cargo del piloto asturiano para poder culminar, en el próximo campeonato, la caída de Hamilton y su escudería. De sobra es sabido la escasa simpatía que suscita el joven piloto inglés entre el respetable y aunque ya haya sido una satisfacción ver como ha dejado escapar el campeonato, algunos de nosotros desearía ver cómo se hunde definitivamente en la derrota en el futuro.

raikk.jpg

Así pues esperemos que el año que viene gane Alonso con una escudería digna de él, que lo trate como lo que es: un campeón. Hamilton que se vaya preparando porque es muy probable (me puede más el deseo que la certeza) que en lo venidero nadie se acuerde de él. Raikkonen que siga haciéndolo tan bien pero que no se haga ilusiones; que disfrute el título mientras pueda. No obstante mi enhorabuena para el piloto de Ferarri. Si es que con una escudería así ¿quién puede perder? Hamilton seguro.

18
Oct
07

¿Cultura o basura?

pensador-blog.jpg

Da gusto pasear por la calle Larios de Málaga. El alcalde Francisco de la Torre, desde el Ayuntamiento, ha conseguido dar otro golpe de efecto para sumar de esta manera más méritos relacionados con las aspiraciones de la ciudad a la capitalidad cultural europea. Mediante un acuerdo con la Fundación La Caixa la ciudad de Málaga podrá disfrutar de siete figuras de bronce originales del genial escultor francés del siglo XIX Auguste Rodin; se incluye entre ellas la famosa El Pensador (resulta impresionante verla en Málaga). Las seis restantes corresponden al conjunto monumental Los burgueses de Calais y merece la pena acercarse a echar un vistazo por calle Larios y comprobar el efecto que producen entre los viandantes.

Sin duda se trata de un auténtico lujo para los malagueños tener la posibilidad de disfrutar de una parte de la obra de Rodin, mientras paseas por el centro. Debo dar desde aquí mi enhorabuena y un aplauso a la iniciativa que, por otra parte, habrá costado algunos euros y supone un riesgo ante el inmenso valor de la obra. Como ésta necesita protección (dejémolas a su suerte 24 horas y veríamos como acaban las esculturas) se ha habilitado para ello un servicio de vigilancia por parte de la policía local que velará porque a ningún garrullo se le ocurra abollar alguna de las estatuas exhibidas.

larios-blog.jpg

Parece que el alcalde desea a toda costa conseguir su objetivo y convertir a Málaga en la capital de la cultura en Europa. Los eventos culturales y las iniciativas públicas y privadas relacionadas con el arte se multiplican en la capital. El museo Picasso, la Alcazaba, el teatro Cervantes y el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CACMA), entre otros, se han convertido en los principales exponentes para semejante reto. No obstante, da la impresión de que al alcalde sólo le preocupa “adornar” la Málaga vinculada al museo Picasso y aledaños. Ello no supondría ningún problema si no se descuidaran otros aspectos como pone de manifiesto un titular del diario sur del Miércoles 17, el cual ha ensombrecido la gloriosa iniciativa de las estatuas en Larios. Y es que parece ser que Málaga tiene más mierda que el sobaco de una mona. Resulta evidente que hay zonas en la metrópoli que da pena verlas y otras en cambio por las que da gusto callejear. El barrio de Las Flores, calle Beatas, o el Cerrado de Calderón son algunos de los ejemplos que ilustran un problema que no parece que preocupe al consistorio. Se trata de un fenómeno típico de las zonas turísitcas donde los alcaldes legislan sólo de cara al turismo y a sus propios intereses (como la capitalidad cultural) y desoyen las mediocres necesidades de los residentes o, al menos, de gran parte de ellos. Lo importante es el turista y que los hosteleros se llenen los bolsillos para mayor gloria del alcalde y sus correligionarios; los malagueños que se sacrifiquen, que es por su bien. El caso es que los vecinos se han quejado por la falta de higiene en las calles de algunas zonas (La Cruz Verde es para verla y en calle María son los propios vecinos los que la asean con barreños de agua y escobas ante la dejación por parte de la administración). El alcalde se defiende haciendo responsables a los propios ciudadanos del estado lamentable en el que se encuentran aquellas zonas de la ciudad que no interesa cuidar por resultar poco relevantes para el objetivo marcado por el ayuntamiento (que parece haberse convertido en su única obsesión). Además, Francisco de la Torre no percibe que Málaga esté sucia en absoluto y si lo está es porque los malagueños somos unos puercos. Sí, de acuerdo, somos muy guarros y descuidaos, algunos incluso somos unos cafres (por eso es que se deben que vigilar las obras expuestas en Larios), pero eso no justifica la pasividad con la que el consistorio trata el resto de la provincia. Si los vecinos se quejan será por algo, ¿o ahora va a resultar que los ciudadanos que le votaron y le hicieron alcalde son una manada de lloricas? No tiene más que pasarse por calle Beatas o el parque de El Ejido y comprobar que es notoria la falta de limpieza que padecen. La mugre incrustada en las calles de La Cruz Verde son como para avergonzarse de la gestión llevada acabo por los responsables de mantener la ciudad aseada. La suciedad es lo que tiene, es algo tangible: se ve, se huele y se siente.

002d3ul-mmm-p1_1.jpg

Francisco de la Torre parece haber perdido la cordura con el tema de la capitalidad cultural y no ve más allá del Museo Picasso, La Merced (arrebatada a los jóvenes a los que ningunea como buen pepero de pro), la Catedral y la calle Alcazabilla, zonas impecables y relucientes, adornadas con flores incluso. Sólo advertirle que en Málaga aún debemos mejorar mucho la oferta cultural, integrando a los jóvenes en ella con iniciativas audaces y renovadoras. Se debe mejorar la oferta del CACMA y crear espacios en los que los jóvenes podamos participar de la cultura de forma gratuita y no haciendo temblar nuestros exiguos bolsillos de estudiantes “mileuristas”.

Las estatuas de bronce son fantásticas y su esfuerzo por dinamizar la cultura en Málaga son notables, pero no suficientes. Estamos a años luz de ser una capital de la cultura digna de Europa (si no, que se pase por Florencia, Berlín o Praga y que vea lo que es bueno). Y que todo este despliegue de medios para alcanzar el olimpo de los alcaldes excelsos no se produzca en detrimento del resto de zonas de Málaga, que aunque no sean artísticas o históricas, también forman parte de la ciudad y necesitan una gestión constante y firme por parte de la administración.

El turismo cultural y el arte son muy importante para Málaga, pero primero están las personas; algo evidente que olvidan a menudo los políticos en no pocas zonas del territorio nacional para dar preeminencia a sus inetereses particulares (nacionalistas por ejemplo). Recuerde que buscamos ser capital de la cultura, no de la basura. 😀

15
Oct
07

Día Festivo.

Gran jornada la del viernes pasado, día de la Fiesta Nacional, en el que, como es costumbre, hicimos gala de la magnificencia del ejército, la legión, el rey, la bandera, la cabra y la grandeza de España. Lo de siempre. Para darle emoción, además, hemos asistido a la utilización electoralista del citado día por parte de los de siempre. El vídeo de Rajoy daba dentera, con esa mirada a cámara, vacía, inexpresiva, como de vaca sagrada, animándonos, como si fuera necesario, a sentirnos orgulllosos de ser españoles, sacar la bandera y todas esa cosas. Que duro es ser español y tener que asistir a semejantes escenas propias de una nación paleta donde las haya. Sinceramente, todo el debate vivido a cuenta de la bandera, el rey, la españolidad, el video de Mariano, los abucheos al presidente… me aburren soberanamente. El viernes pasado, lejos de caer en una euforia desmedida ante la evidencia que supone ser español, con un día de fiesta que disfrutar, decidí celebrarlo asistiendo al cine a ver una película española (El Orfanato). Nadie podrá discutir mi patrotismo y todo ello sin tener que enarbolar una sábana roja y gualda ni gritar a todos como un demente lo orgulloso que está uno de ser español. Semejante actitud es la que esperaba Rajoy de toda la nación. A mí me parece una memez. Cuando alguien tiene claro un concepto, reacciona con normalidad, casi con indiferencia, ante un hecho que a estas alturas no supone una gran emoción. Sí, somos españoles, y qué. No demostramos nada con banderas y golpes de pecho. Que hartazgo de debates absurdos, estériles y estúpidos. Que se preparen ambos partidos porque en las próximas elecciones asistiremos una abstención histórica. Ninguno se merece nuestros votos. Pandilla de necios.

bandera1repu.gif

Sí merece, en cambio, especial atención la película de Juan Antonio Bayona, producida por Gillermo del Toro, El Orfanato. Parece que el cine español experimenta un leve cambio, o digamos quizá, una diversificación de la oferta en cuanto a sus títulos se refiere. Ante el descalabro de renombrados cineastas, como Julio Medem (cuya Caótica Ana ha sido un fiasco), se ha apostado por un film de terror o de fantasmas, ambientado en una casa encantada y con Belen Rueda y muchos niños de protragonistas, para representar a España en los premios de Hollywood. La historia no aporta nada nuevo al género de aparecidos. Como ya hiciera Amenábar con su Los Otros, el film, aborda el tema de la vida después de la muerte, la existencia de espíritus y el esoterismo. Todo ello, en cambio, tratado de una manera eficaz para ofrecer al espectador una historia interesante y muy bien elaborada. No es más que una película fantástica con vocación de entretener; objetivo denostado durante años en nuestro país para favorecer un cine más profundo, supuestamente, de corte realista y social. Sin embargo parece que se está cediendo cancha a directores que quieren dejar la realidad a un lado, al menos en parte, y explorar así el maravilloso y romántico mundo de lo sobrenatural.

Con El Laberinto del Fauno, del ahora productor Gillermo del Toro, se captó la atención de un público ávido de buenas historias que permitan evadirnos de la realidad. El espinazo del diablo, del mismo director, ya abordó el tema de los espíritus hace algunos años; ambos filmes enmarcados en la realidad que supuso la Guerra Civil. Asistimos a una paulatina transición hacia el género fantástico, que quiza signifique la inminente recuperación del cine español. Dentro de poco el inefable Alex de La Iglesia (como ven, no puedo ocultar mi admiración) estrena nueva cinta y esperemos que siga deleitándonos con su buen hacer como es costumbre. Amenábar lleva tiempo desaparecido, después de su película Mar Adentro, y ya es hora de que vuelva por sus fueros y se sume a esta oleada de creaciones llenas de fantasía e imaginación. ¿Para cuándo un film de ciencia-ficción con sello español? Retos cinematográficos que todavía quedan por explorar y cuyos resultados pueden llegar a sorprendernos.

orfanato.jpg

En el cine español no está todo perdido. La elección de El Orfanato, independientemente del resultado en los Oscars, es una buena decisión. Se trata de una declaración de intenciones por parte del gremio cinematográfico que ve como su público, que es para quienes van dirigidos los productos audiovisuales, huye de las salas, no sin razón, y las deja vacías; algo intorelable para un país que se tiene por moderno y cultivado. El cine es un negocio; Hitchcock y Kubrick lo sabían, y nada les impidió hacer buenas películas. Los cineastas españoles deben mimar más a su público y ser más audaces. La etapa del cine de autor, costumbrista y social se ha quedado obsoleta. Ahora es el turno de una nueva generación de directores que no tienen complejos intelectuales y quieren darle otro color al panorama cinematográfico.

El Orfanato merece que movamos nuestro culo del sillón y lo plantemos en la butaca de una sala de cine. El Día de la fiesta Nacional fue desde luego lo mejor que pude hacer. Las banderas me marean, y respaldar el cine español, es quizá la mejor manera de hacer gala, de forma discreta, de nuestro patriotismo. Por cierto, la selección ganó a Dinamarca; aupa España.

10
Oct
07

Mejor me encierro en casa, gracias (2).

Continúa la oleada de crónicas negras que ya arrancara el viernes con la agresión de Antonio Escámez, director del Instituto Torre del Prado en Campanillas. Esta vez han secuestrado a un joven en Guadalmar, durante una hora y media, para robarle 600 euros de la cuenta corriente y todo lo que llevaba encima. El famoso “secuestro express”, importado de latinoamérica, una actividad criminal muy rentable y que apenas entraña peligro alguno. Es evidente que no estamos familiarizados con este tipo de prácticas aquí en España, por lo que desde luego resulta aterrador que cosas de este estilo estén ocurriendo en la calle. Más leña al fuego que añadir a la psicosis particular que atormenta mi existencia. Atrincherado sigo en mi mazmorra para salir lo menos posible y no tener que enfrentarme a una Málaga cada vez más traicionera en ese aspecto. Sin embargo, ¿estamos realmente ante una oleada de criminalidad que denota cierta preocupante inseguridad callejera? ¿O sólo es una mala época y ha sido pura coincidencia toda esta relación de acontecimientos delictivos?

Para todos aquellos que frecuentan Málaga es conocido que cada vez se hace más notable la sensanción de incomodidad en la calle, sobre todo cuando empieza el ocaso; mal inherente, por otra parte, a las urbes, llenas de vagabundos y vías poco iluminadas. Resulta, a priori, menos probable que te asalten mientras circulas con tu coche. Guadalmar es una zona limítrofe con Málaga, un poco tierra de nadie, donde parece ser que bandas de secuestradores bien armados y con mucha sangre fría juegan a la lotería a ver si dan con la presa que los haga ricos. Supongo que seguirán el patrón de elegir coches caros, presuponiendo en sus ocupantes un poder adquisitivo considerable para así optimizar el expolio al máximo. Suerte que el muchacho que desplumaron no tenía más que 600 euros, que no es poco, pero entiéndanme, hay incautos que andan por ahí con las arcas mejor servidas y estos delincuentes van a por todo lo que lleves encima, a punta de pistola o arma blanca.

robo.jpg

En casos como el descrito, es evidente que la policía local es de una inutilidad meridiana. En algunos pueblos de la provincia, como en Torremolinos, conocemos muy bien cuales son los cometidos de este cuerpo de seguridad. Lejos de proteger al ciudadano, el policía local, bien uniformado, mejor pagado y sobrado de sí mismo, existe sólo para acosarte con multas, mala educación y chulería. Nunca, jamás, he visto que ningún policía haya aparecido donde se le precisa, en momentos críticos de necesidad. Aparece en cambio en ese instante en el que has parado el coche tres minutos en doble fila para comprar algo en la farmacia y te cruje con una sanción que te deja frío. No tenemos bastante con los criminales para que vengan los “protectores del ciudadano” a robarte y de paso tocar a un poco los cojones.

No quisiera herir sensibilidades y sí me quito el sombrero en cambio con aquellos policías nacionales o guardia civiles que luchan contra el terrorismo etarra, que otra vez hace de las suyas, como ayer a la tarde en Bilbao. Dicha facción de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a pesar de contar con un sueldo mucho menor, están motivados para actuar contra el terrorismo y prevenir así un mal que provoca múltiples víctimas mortales y heridos. No obstante, existen más acciones criminales, aparte del terrorrismo, y no es un secreto que la policía local, salvaguardia del orden en las zonas urbanas, aquella que debe ocuparse por la seguridad del ciudadano de a pie, se mofa de todos nosotros por la dejación de su deber y su abuso de poder en no pocas ocasiones. Aspirar a policía local se ha convertido en la obsesión de miles de jóvenes que sueñan con la vida tranquila y bien remunerada que supone desempeñar un empleo que no exige más que obedecer a tu alcalde cuando a éste se le antoja recaudar algunos euros en calidad de multas e infracciones. Así es, y todos lo hemos comprobado.

Mientras, caminaremos por Málaga, o por las solitarias calles del pueblo, o en coche por las oscuras carreteras de Guadalmar, a expensas de que un desaprensivo te arrebate todo lo que lleves encima, sea mucho o poco. Los locales en cambio lucen palmito por Puerto Marina o el paseo marítimo (enclave de criminales peligrosos, como todos sabemos), con su coche nuevo recién adquirido por cuenta del contribuyente.

1147447483_0.jpg

Cada vez nos parecemos más a las sociedad norteamericana; estilo de vida, costumbres e inseguridad en las calles. Con policías, en su mayoría como el Jefe Wigun de Los Simpsons: parásitos, torpes e inútiles. Pronto veremos como la población se arma hasta los dientes para protegerse.

Por mi parte, voy a adquirir un aerosol de pimienta para mi hermana (y otro para mí si se tercia), aunque sea ilegal. Nunca se sabe.

09
Oct
07

Mejor me encierro en casa, gracias (1).

Cómo estamos, señores. Se ha desatado la locura y no dejamos de asistir a espectáculos que nos hacen estremecer. Hay quien se rasga las vestiduras por la quema de fotos del rey; aunque, qué me dicen del rictus de aquellos que las incendian; lo que hace el aburrimiento. No sabría discernir quiénes son más dementes, si los que encienden las iras de unos, o aquellos que no dejan de escandalizarse por todo. ¿Qué ocurriría si alguien quemara fotos de Ibarretxe, Pujol o Carod? ¿Cuáles serían las consecuencias de que se quemaran senyeras o ikurriñas? No quiero ni pensarlo. Mas, sólo son banderas y fotos, señores; no seamos tan estúpidos como para buscar motivos para andar a la gresca, por nada. Es muy triste que en un país donde todavía queda mucho por hacer, con una desaceleración económica en ciernes, con las familias hasta el cuello y un sistema educativo decadente, estemos con semejantes locuras en la cabeza, que no llevan a ningún sitio.

eta3ha.gif

Como el atentado de ETA esta mañana en Bilbao (esto sí que es grave); más de lo mismo. El mismo discurso de los mismos pirados de siempre, con el mismo objetivo absurdo que tampoco llega a ninguna parte. Siento hacerles saber a los criminales de ETA que si no quieren ser españoles dejen de comportarse como tales, esto es, de una forma absolutamente irracional. ¿Habrá algo más español que el no querer serlo? ¿Habrá algo más visceral que un español? Aún sufrimos los rescoldos de la ignorancia en la que estuvimos sumergidos tanto tiempo. Parece que los peor del franquismo no fue el propio régimen, sino las secuelas que sufrimos los que hoy vivimos en España. Las dos Españas, dicen algunos. Con una nos basta y nos sobra. Y en ella, aunque les pese, los vascos son más españoles que nadie.

Esa ignorancia y oscuridad, como digo, aún hoy pervive, y de qué manera. El viernes pasado, un subnormal de unos 25 años fue a ajustarle las cuentas al director de un centro público de educación secundaria de Campanillas por haber expulsado a su hermano. Se concoce que el alumno amonestado no estaba muy bien de la azotea, ya que agredió a otro compañero con un palo. Comprobamos que la memez es consanguínea y se extiende inexorablemente como un cáncer por toda la población. Pero no podía considerarse completa la jornada sin algunos episodios de violencia de género como la ocurrida ayer en Torremolinos, en la zona de El Calvario. Otro acémila, de los muchos que abundan, intentó acabar con la vida de su pareja y su hija con un hacha; no lo logró. No tuvo tanta suerte la agredida en Córdoba por su ex pareja, que sí sucumbió ante la brutalidad que nos rodea, nos inunda e infecta sin que podamos evitarlo. Más lejos, en las tierras del imperio, en Wisconsin, un ayudante del sheriff local de 20 años, movido por los celos, ha matado a su ex novia y a todos sus amigos cuando estaban en una reunión. Debió pensar que se lo estaban montando todos con su chica, el muy garrulo. Como ven, no hay diferencia entre unos lugares y otros. La estupidez, la ignorancia, la irracionalidad y el crimen, están a la orden del día en todo en mundo por igual. Así da gusto ¿verdad?

kill-bill.jpg

Y a qué se debe todo este pesimismo catastrofista, se preguntarán algunos. Pues sólo es fruto de una acumulación de macabros sucesos en el día de hoy y a una desafortunada experiencia personal vivida hace un par de días. Recibí una llamada de un muchacho que decía haber dejado embarazada a mi hermana de catorce años. Debió pensar el retrasado que yo era el padre y quiso jugarme una mala pasada. Al ver que no colaba la bromita y ante las amenazas que proferí empezó a increparme al teléfono. Estoy amenazado por un niñato subnormal de diecisiete años, aquí, en el municipio donde vivo. No temo por mí, temo por mi hermana, puesto que está claro que el muchacho la persigue e intenta perjudicarla, como luego he confirmado, por no ser correspondido a sus pretensiones amatorias. Espero que no ocurra nada grave, aunque tomaré mis precauciones.

Andaremos con cuidado y vigilaré mejor a mi hermana. No te puedes fiar un pelo de nada ni de nadie. Un descuido puede ser fatal en los tiempos que vivimos. No pienso confiarme, aunque no quiero caer en una psicosis y volverme un demente.

Estos días, no obstante, sólo he pisado la calle para jugar al fútbol, ayer a la noche. Hasta el viernes, mejor me quedo encerrado en casa (a no ser que deba salir por fuerza mayor, como recoger a mi hermana). La verdad, no estoy de humor; tampoco están las cosas como para estarlo.

poster_5066.jpg