29
Oct
07

Callejeros.

Cuatro está haciendo historia en el ámbito televisivo. El programa realizado por Mediapro y dirigido por Carolina Cubillo ha marcado ya un hito en el mundo del periodismo. Cuando parecía que sólo había cabida en la pantalla para el sensacionalismo mediocre y descerebrado de Aquí hay tomate (el tiempo ya pondrá en su sitio a Jorge Javier Vázquez), llegan los muchachos de Callejeros (viernes a las 22:15) y ponen la televisión patas arriba. Cámara al hombro, con audacia y coraje, se introducen en mundos que nos son ajenos a la mayoría y nos abren una ventana a universos que no parecen reales, pero lo son. Callejeros es un espacio innovador, que presenta la realidad tal cual es, sin aspavientos; periodismo puro y duro, de calidad, con objetividad e inteligencia. Con espacios como este, la cadena logra consolidar su vocación social, un reducto de decencia en una televisión que hace tiempo que perdió el norte, condicionada por la audiencia, ávida de prensa rosa. Y así seguimos hoy, sin un atisbo de que nada vaya a cambiar. Por suerte hay quienes apuestan por algo nuevo, más digno, y solvente además.

Cuatro inauguró el viernes pasado una nueva temporada del susodicho programa: Palma-Palmilla, rezaba su título. Con un share del 10´5% fue seguido por más de un millón y medio de espectadores y yo estaba entre ellos. No podía ser de otra manera. Como malagueño de toda la vida me interesa saber lo que pasa en mi provincia. Ya imaginaba, empero, lo que me iba a encontrar: miseria, droga, drama humano en general. La Palmilla siempre ha ostentado una fama de barrio conflictivo, centro neurálgico de consumo y venta de droga, hogar de traficantes y delincuentes, pero también de familias de clase trabajadora; un lugar nada recomendable para aburguesados procedentes del centro de la urbe o de la región costera, como un servidor. Y como era de esperar, mis espectativas se vieron superadas con creces. Para vergüenza de la administración municipal y autonómica, Callejeros nos muestra un barrio absolutamente abandonado a su suerte, donde la plaga de ratas y cucarachas es extrema e insostenible. Edificios sin luz, apuntalados, casi en ruinas, sin abastecimiento de agua, inundados de basura y suciedad; calles atestadas de mugre y una población que vive en condicines higiénicas infrahumanas. Todo ello en medio del paraíso turístico y urbanístico de la costa del sol; paradojas del desarrollo económico.

recortephp.jpg

De nuevo se pone de manifiesto el abandono que sufren aquellas zonas que no proporcionan réditos políticos o beneficios económicos y que suponen un incordio (habrá que ver cuánta gente vota en aquel barrio). De la Torre, fuera de los aledaños del museo Picasso parece que no gobierna. No le hables de nada que no tenga que ver con la capitalidad cultural o el Málaga Valley. ¿Habrá visto el alcalde el documental sobre la Palmilla? Seguro que lo puso un rato de pasada haciendo zapping y ni siquiera pudo relacionar las imágenes con Málaga. Me aburro, debió pensar, yo voy a poner el Popular Televisión a ver si sale mi jeta.

Bromas aparte, el programa te deja una sensación incómoda en la sesera. Me quedo loco, que diría un palmillero. Un auténtico gueto en medio de la ciudad (a cinco minutos del centro), lleno de yonquis, traficantes y delincuentes comunes. Allí, sin embargo, también existen familias trabajadoras que no pueden vivir dignamente ni huir siquiera porque nadie en su sano juicio compraría una vivienda en esa zona. Por cinco millones de pesetas puedes adquirir un piso en la Palma. Ahora bien, olvídate de que Limasa se asome por allí, prepárate para que tus hijos cojan una infección en cualquier momento y se encuentren expuestos a la droga y al delito. La policía por supuesto ni entra, faltaría más. Como es natural, los locales están para poner multas en el centro o pasearse por la Plaza de la Marina, donde nunca ocurre nada. Y en esas estamos. ¿Cuál es la solución? Algunos dirán que echarlo todo abajo y construir urbanizaciones de lujo (que le pregunten al Pocero a ver qué haría él); otros que obligar a la administración a tomar medidas, con inversiones y ayudas, mas todos sabemos que por mucho dinero que se meta en esa zona, no hay nada que hacer. Las causas de que haya lugares así vienen de lejos y no son otras que la ignorancia, la incultura, la droga, la pobreza, el paro y el abandono. Es lo de siempre: la desigualdad, el sempiterno problema de la humanidad. No hay nada más para combatirlo que el trabajo duro y la voluntad de enmienda; y es cierto que hay quienes no quieren dar un palo al agua. A veces la mejor ayuda es no ayudar. Lo que es evidente es que la administración tampoco hace nada por cambiar la situación, limpiar la zona al menos; o lo dan todo por perdido o simplemente no les interesa. Como aquello no lo ve el turista, para qué vamos a arreglarlo. Málaga vive por y para el turismo, con lo cual, qué sentido tiene que nos preocupemos por lugares así. Esta es la verdad y no hay más cera que la que arde.

declaracion.jpg

No quisiera caer en el pesimismo, pero me puede el desánimo. Vean el reportaje y sabrán de que les hablo. Esta es la Andalucía Imparable que nos venden los políticos: guetos como La Palmilla, la corrupción en Marbella, los altos índices de paro en la sociedad andaluza, un sistema educativo catastrófico, viviendas inaccesibles para mileuristas… Ni los socialistas, ni mucho menos los populares tienen soluciones. El liberalismo y la democracia son así; los hay que se quedan fuera y allí deben permanecer. Nosotros a disfrutar del sol y la playa, que la vida son dos días.

El viernes nos recordó Callejeros lo privilegiados que somos algunos. Ahora bien, no mirar ni ver la miseria no hace que deje de existir. Allí está para el que quiera comprobar que, por unas razones o por otras, España no va tan bien.

Callejeros, todos los viernes a las 22:15 en Cuatro.

Anuncios

2 Responses to “Callejeros.”


  1. 29/10/2007 en 17:29

    muy bien timón, muy buena crítica, no vi el reportaje pero he visto el video que has puesto, y se en amyor o menor medida lo que ocurre en este barrio. Andalucía Imparable, tu lo has dicho.

  2. 29/10/2007 en 18:40

    Pues deberías verlo, porque yo también me imaginaba lo que ocurría y es peor aún. Gracias por tu comentario.
    Esto va para arriba niño, ya he recibido un e-mail de 20minutos; ya te contaré. Nos vemos.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: