15
Nov
07

¿Podría guardar silencio…?

Desde el domingo no se ha hablado de otra cosa en radio y televisión. El enérgico “por qué no te callas” del rey ha dividido al país, aún más si cabe, de lo que ya lo estaba; unos arguyen que fue genial, otros que estuvo fuera de lugar… Si intentamos ser ecuánimes (si sólo lo intentamos), a pesar de las antipatías que el “gorila” de Chávez suscita entre todos aquellos con dos dedos de frente, es obvio que el rey sufrió un ataque de enajenación impropio y desafortunado. Estamos de acuerdo en que Chávez es un bocazas, demagogo, petulante, ególatra y estulto “orangután” que merece estar callado durante años, porque hiere la sensibilidad de cualquier oído inteligente cuando abre esa boca de rape que tiene para proferir majaderías. Pero no es menos cierto que al monarca de España se le presupone y exige cierta compostura y mesura en sus formas. Chávez merece que lo callen, pero no el rey de España en una cumbre delante del resto de líderes latinoamericanos. Lo dejó en ridículo, y todos nos reímos, de acuerdo; se lo merecía, y mucho más, pero la función del rey no es esa. He escuchado con atención los análisis de periodistas reputados que celebraban y aplaudían las palabras del monarca contra el líder venezolano. Mas creo sinceramente, que al margen de ideologías y adhesiones políticas, y del grado de simpatía que cada uno sienta hacia Juan Carlos, la cuestión principal del asunto es que el rey cometió un grave error que podemos pagar caro en el futuro. Dicho esto, y dejando clara mi defensa de una práctica serena en las actitudes de su majestad, debo admitir que la intervención real ha sido uno de los momentos más hilarantes de la tediosa vida política en nuestro país. Que le quiten lo “bailao”. Zapatero cansaba ya con sus aburridas parrafadas vacías y repetitivas. Menos mal que Chávez le interrumpía constantemente y el rey puso sal y pimienta a la escena con su contundente frase: Por qué no te callas. Qué me dicen de ese dedo inquisidor, preludio de lo que se avecinaba. El momento fue impagable, aunque repito, no fue correcto. Leve tirón de orejas a su majestad, pero flojito y con cariño (no vaya a ser que me pongan una multa como a la revista El Jueves).

Qué le pasó al rey aquel día, me pregunto. Quién sabe. Su hija Elena está pasando un mal trago; los republicanos e independentistas no dejan de quemar fotos con su rostro; el subnormal de Jiménez Losantos no deja de arremeter contra él… El hombre está estresado, y eso se nota. Además, qué mejor manera de darse publicidad, enamorar a ciertos sectores de la opinión pública y saltar al candelero justo cuando su popularidad se veía mermada por acontecimientos recientes, que lanzar semejante puya a un personaje despreciable como Chávez. Sin duda ha sido un golpe de efecto que lo ha convertido en protagonista indiscutible de la agenda informativa; ha conseguido, en parte, redimirse. Si no fuera por el “guateque” que se ha organizado en Madrid (que promete), aún seguiríamos hablando del tema hasta finales de año. No obstante Chávez no va a cejar en su empeño de colocar este asunto entre sus temas favoritos; sobre todo después de lo que tiene montado en su país. Se gesta un dictador, aupado por la democracia. ¿A quién les recuerda? Su reforma va a hacer callar a no pocos venezolanos durante mucho tiempo. Nuestro monarca se ha convertido, junto con su solemne frase, en símbolo de la disidencia venezolana. Que se vayan preparando porque en el país caribeño se avecinan tiempos aciagos. En fin, es lo que han elegido democráticamente; a ver quién calla ahora al presidente Chávez que va a poder gobernar hasta… el infinito.

Mal lo van a llevar también los del PP en lo venidero como sigan engrosando la colección de estupideces que vienen soltando en los últimos días. Que se vayan haciendo a la idea de que a este paso no van a gobernar jamás; menuda racha llevan. Zapatero es muy listo y ha ido cerrando todos los resquicios por donde los populares podían colarle alguna crítica. Ahora ZP es amigo de Sarkozy y del rey, y encima Aznar lo llama para agradecerle que lo defendiera de las acusaciones de Chávez en la cumbre. Peor no le puede ir a Rajoy, que entre su video y su primo anda más perdido que un pedo en un jacuzzi. Que se preocupen ahora del tinglado que se ha montado en el consistorio de Madrid (veremos hasta dónde llega); y que recen para que la inflación siga su curso, continúe disparado el IPC y la economía española pinche por fin, porque si no lo llevan muy crudo.

juevessecuestrado.jpg

Como diría mi amigo “Peluca”: está la “coza xunga”, compadre; para todos además.

Anuncios

0 Responses to “¿Podría guardar silencio…?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: