18
Mar
08

Hipocresía neoliberal.

¿Por qué nadie le tose a China? Es lo de siempre; si eres rico, aunque seas un cretino integral sin entrañas, sin un ápice de compasión o decencia, con el fajo asomando en el bolsillo ya se sabe, puedes cagarte en la capilla de don Benedicto que nadie te dice nada. Es más, si los euros son tu fuerte (si eres Pizarro por ejemplo), puede hasta que te rían la gracia y aplaudan tus escatologías.

Resulta curioso cómo tenemos que tragar con la demagogia neoliberal de los de siempre, que lanzan su indignación iracunda contra Cuba y su régimen caduco, tanto en radio como en prensa; o soportar las risas a pecho partido que suscita entre estos fanáticos del status quo económico la caída de la URSS mientras se jactan, hinchados por el orgullo de quienes el tiempo ha dado la razón, con un “lo veis como no funciona, enemigos de la libertad; que nosotros llevábamos razón (de repartir nada, que todos no somos iguales)”. Se olvidan de que gracias a un dúo de lunáticos como fueron Marx y Engels, la burguesía industrial, tan ilustrada y racional como se presumía, no pudo seguir esclavizando a más niños y trabajadores en general, y que la jornada laboral es, digamos, más “asequible”, gracias a un hombre que no supo hacerlo mejor. El caso es que a estas alturas todos sabemos que el régimen comunista es una aberración insoportable (Bakunin tenía razón, al menos en eso); nadie discute esta cuestión por mucho que el neoliberalismo demagógico se empeñe en reforzar sus posturas infumables con el mismo manido argumento; lo sabemos señor Braun y señor Dragó, no hace falta que lo repitan a cada instante. Mas esto no quiere decir que el neoliberalismo de moda sea la panacea, aunque actualmente no haya otra opción. Sin embargo, ¿por qué Castro es un enemigo de la libertad y la democracia (que lo es), y China es tan fantástica como para celebrar unos Juegos Olímpicos? A ver si ahora va a resultar que lo que importa no son los derechos y libertades del pueblo sino sólo el aperturismo económico y el capitalismo a tocateja. Si Castro se animara y abriera sus mercados tanto como desean los liberales de veraneo en las Seychelles, ninguno de ellos pondría reparos a dictadura alguna, sea la que sea. Sí, sí, se dramatiza mucho y todos se rasgan las vestiduras porque el pueblo cubano sufre penurias, no come hamburguesas del Mc Donalds y no pueden llevar Nike como Eminen o Britney Spears. Pero que no haya ni un resquicio de libertad en China, que la censura ahogue a su población y se masacre al pueblo tibetano con total impunidad no tiene la menor importancia. “Es que China ha abierto sus mercados y eso es bueno para el pueblo” es la letanía sempiterna del fariseísmo liberal; suficiente para estos demagogos de la globalización y la “pseudoeconomía” de mercado que no se creen ni ellos (el monopolio, el oligopolio y la competencia ficticia son la verdadera cara del liberalismo actual, fabricante de “zombies” consumistas frustrados y endeudados hasta las cejas de por vida).

180px-flag_of_tibetsvg.png

Con los Juegos Olímpicos de 2008 hemos legitimado un régimen oscuro, medieval, represor, imperialista, asesino y totalitario, pero capitalista, que es lo que importa al fin y al cabo. Resulta evidente la hipocresía con que vivimos en el mundo occidental, tanto en Europa como en Norteamérica. Cómo el establishment americano ha volcado todo su esfuerzo para que se hablara mal de Cuba, mientras ellos entrangulaban con su bloqueo económico a una población condenada desde dentro y desde fuera a la miseria por cuestiones económicas y no políticas como nos hacen creer algunos. Sabemos que al gobierno de USA y a sus lobbys (entre los que destacaban empresarios de la construcción sospechosamente vinculados a la mafia con intereses en la isla) sólo les importa la tela, al igual que a los magnates de la UE que no abren el pico ante la situación que vive el Tíbet desde la segunda mitad del siglo XX; es la esencia del capitalismo: tonto el que no robe; coge la pasta y corre, y a la gente que le vayan dando mucha morcilla (pero nosotros decimos que todo va bien y que en África cada vez hay menos pobres; manda huevos).

Puedo afirmar, sin que me tiemble el pulso, que a los exiliados cubanos lo que menos les importa es su país natal, ni la población cubana, ni el régimen que haya, mientras manden los que tienen que hacerlo; sólo es cuestión de liberar los mercados y poder hacer dinero a costa de lo que sea. La libertad entendida sólo para enriquecerse (unos pocos sólo, que conste), lo demás es accesorio. No sé cómo nos las apañamos los hombres para camuflar perversos fines con tramoya libertaria, benefactora y con vocación de ayudar al prójimo (pura patraña). Lo hicieron los cristianos hasta que Roma metió la mano; lo hicieron los ilustrados tan racionales (Liberté, Égalité, Fraternité, por el “forré” me lo pasé) , más tarde los socialistas y comunistas (el remedio fue peor) y ahora lo hacen los que quedan y gobiernan en el mundo: los neoliberales de moda, que no levantan la voz ante el monopolio de muchas multinacionales (demasiadas), el pacto de precios entre empresas, o la falta de libertades en ciertos países con economía de mercado, como China, un híbrido económico-político como dirían ellos, muy rico y por tanto susceptible de respeto; han adoptado, sin darse cuenta, el mismo discurso populista y propagandístico de la izquierda de hace cincuenta años, pero con más hipocresía si cabe.

olimp.jpg

La celebración de los Juegos en Beijing es una muestra evidente de que la democracia es lo de menos para estos adalides de la libertad, defensores de la libre competencia, como si en las democracias liberales no se cometieran tropelías o se atentara contra la libertad individual del ciudadano (qué me dicen de las empresas de telefonía móvil, un oligopolio en toda regla). En fin, demagogos somos todos y ésta es la prueba patente de que así es.

De cualquier modo, este año el oro no va a valer mucho en una China asesina y cruenta; si España gana o pierde algo en estos Juegos a mí personalmente me trae sin cuidado. Sólo espero que el gobierno chino pague caro sus crímenes en el Tíbet.

¡Libertad para el pueblo tibetano!

“La idea de un choque de civilizaciones es errónea y peligrosa.”

Tenzin Gyatso. XIV Dalái Lama.

Anuncios

1 Response to “Hipocresía neoliberal.”


  1. 1 Profesor Cicuta.
    19/03/2008 en 23:39

    Cómo se nota que no eres rico nen!!!
    Cuándo tengas pasta pensarás con el signo del euro y todo será más hermoso aunque huela a corrupción.
    Hay que aprender chinoooooooooo, que ya mismo dominarán el mundoooooo…


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: