23
Jun
08

Mejor tener a Casillas que tener suerte.

¡Arrivederci Italia! Qué grande la gesta que vivimos anoche y qué grande es Iker. Por fin hemos pasado de cuartos, y además contra la campeona del mundo, Italia, de la única manera posible ante semejante hueso: en los penaltis. Y es que era justo y necesario que el fútbol italiano dejara de empañar la buena reputación de este noble deporte. Bastantes sufrimientos hemos padecido ya en competiciones pretéritas, que tantas lágrimas nos ha hecho verter. Bastante inmoral era ya que una selección como Italia fuera campeona del mundo. Ustedes me dirán; nunca he visto practicar un fútbol más rácano, ruin y antiestético. Sí, de acuerdo, el fin último es ganar el partido, sea como sea, pero uno ya empezaba a perder la fe en cuando veías que para vencer había que practicar el “antifútbol azzurro”, seña de indentidad del fútbol italiano de la última década.

Recordarán como fue el mundial de hace dos años, en el que Italia buscaba los penaltis sin descanso y se hacía con el campeonato marcando el mínimo número de goles posibles, con un juego trabado, plagado de faltas, insidias y tropelías. Con una defensa a prueba de bombas quizá sea la selección menos goleada de la historia, pero seguró que es también la que practica el fútbol menos vistoso de todas la selecciones participantes en competiciones internacionales. Recuerden también los casos de corrupción que salpicaron hace un par de años a equipos italianos de primera división, acusados de sobornos y demás prácticas nada sanas para el deporte rey, ya suficientemente mercantilizado.

No oculto mi desprecio más absoluto para el fútbol que practica, o practicaba, Italia. No me gusta Del Piero, ni me gustaba Baggio; no me gusta Materazzi (como a Zidane) ni Panuzzi, ni Pirlo (aunque sea muy bueno) ni De Rossi ni Luca Toni, ni Cassano; ninguno de estos cínicos filisteos que hacen de todo en la cancha, menos jugar al fútbol. El entrenador tampoco es de mi agrado, fiel como ha sido al estilo italiano que no es otro que esperar encajados atrás, viéndolas venir, aburriendo al rival, al espectador y al árbitro. Hace tiempo pudo haberles ido bien, pero han topado con Iker Casillas y se les ha acabado el negocio.

Al fin, el cinismo italiano ha encontrado en la manos de Iker Casillas el aldabonazo necesario para que, de una vez por todas, empiecen a cuestionarse su esilo de juego. Mas aún son campeones del mundo durante dos años, por lo que no creo que reflexionen un ápice sobre su pésimo planteamiento a la hora de encarar los partidos.

Yo no tengo suficiente. Necesito ver a Italia morder el polvo en el mundial de 2010. El “antifutbol” tiene que acabarse y, al menos, España ha dado el primer paso al apearlos del campeonato en cuartos de final. Por ello espero que dentro de dos años vuelvan a enfrentarse y sean eliminados, no ya en cuartos sino en octavos, porque es lo que merecen; a no ser que cambien su forma de jugar, cosa poco probable, y empiecen a practicar un deporte llamado fútbol en el que hay que marcar goles además de evitar que te marquen, y donde no se puede agredir al contrario ni se debe engañar al árbitro, entre otras cosas.

El jueves se jugará contra Rusia, una selección con un fútbol chispeante, gracias al mágico Arshavin que aplastó él solito a Holanda, otra selección con un juego hermosísimo pero que no supo hacer frente al desparpajo ruso. Lo irónico es que si España tuviera que medirse ante Holanda, quizá estaríamos más angustiados. Es notorio que desde los medios nos vemos ya en la final, contra Alemania o Turquía, pero sería un error confiarse, porque aunque los nuestros colaron cuatro goles a Rusia, ésta ha crecido en los últimos partidos y todavía nos puede dar un buen disgusto, dios no lo quiera.

De cualquier modo, es cierto que estamos disfrutando todos de esta Eurocopa; primero, porque Italia ha sido merecidamente vencida al fin; y segundo, porque podremos ver a nuestra selección jugar de nuevo el jueves, seguros de que lo hará muy bien, ante una Rusia a la que no será fácil superar.

Ánimo a España y a por la copa, que sólo quedan dos partidos.

Por cierto, el examen me salió sólo regular; pude haberlo hecho mejor pero cometí algunos errores. Al final la suerte estuvo de mi lado pero yo no estuve del lado de la suerte. Cosas de la vida. Aún me queda el oral; a ver qué pasa.

Anuncios

0 Responses to “Mejor tener a Casillas que tener suerte.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: