Archivo para 31 agosto 2008

31
Ago
08

Perturbados en Málaga.

Málaga sigue sorprendiendo a autóctonos y extranjeros, si no que se lo digan a los turistas italianos y alemanes que tuvieron la mala fortuna de atracar en la “civilizada” y “pacífica” ciudad de Málaga mientras hacían un crucero.

Si no teníamos bastante con la violencia que gasta la morralla malagueña, igual de perturbada, durante la Feria, tanto en Cortijo de Torres como en el centro de la ciudad, ahora tenemos un episodio de enajenación mental con intento de asesinato en plan película de serie B estilo Dead Proof.

Un orate de esos que abundan en Málaga, porque tanto sol recalienta la sesera, con un coche bastante grande y potente (un Rover) entró ayer en la calle Larios atropellando a todo el personal. Mi pregunta es ¿qué hacía un ex guardia civil chiflado conduciendo con semejante vehículo por la ciudad? ¿Por qué no está ese hombre en una institución mental, lejos de los pacíficos turistas que vienen a darnos de comer a Málaga? Además, el majara ya había cometido anteriormente un crimen y el tío estaba tan tranquilo por la calle, en lugar de estar entre rejas. ¿Qué es ésto, señores? Perdónenme pero la cosa es como para echarse a llorar.

Una vez más, la realidad resulta aterradora en grado sumo. Se le quitan a uno las ganas salir a la calle, de verdad.

UN CONDUCTOR PERTURBADO IRRUMPE EN LA CALLE LARIOS Y DEJA UNA DECENA DE HERIDOS.

Aquí os muestro un video encontrado en Youtube, que muestra la reacción de la masa ante un hecho insólito y execrable; Málaga en estado puro.

“¡¡¡Cómo un bebero de patoo te van a poneee er culo n´Alahurín, primo!!!”.

Me dan escalofríos.

Que alguien me saque de aquí, por dios.

30
Ago
08

Apostillas a Puta Vida.

Menuda sorpresa las 1955 visitas y los 17 comentarios de mi post, que no sabía que iba a leer tanta gente – normalmente sólo me leen mis colegas – ni que iba a levantar tantas ampollas.

Quiero dejar claro varios aspectos acerca de mi entrada, de la que estoy muy orgulloso, sobre todo porque ya me basta con un par de repasos para no cometer errores (soy así de lerdo), aunque alguno habrá.

Para a quien le interese, es cierto que soy un amargado y frustrado individuo; oscuro, airado y lleno de pesimismo insoportable, el cual destilo en mi blog con absoluta libertad. Las causas de mi mala uva son de índoles psicológicas; mi madre murió cuando yo tenía 17 años, ahí es nada. Aparte, me encanta Reverte, Baroja, Galdós, Valle-Inclán, Larra y demás literatos que siempre han sido muy críticos con esta bazofia de país en que vivimos; y esto, por fuerza, te forja un carácter muy particular.

Por lo demás, conozco a mucha gente, tengo novia y buenos amigos; como, follo y duermo satisfactoriamente, soy educado y sociable, no soy demasiado estulto ni un pedante sin remedio y en general tengo una vida plena y saludable. Lo malo es que no tengo dinero, suspendí las oposiciones para profesor de secundaria y ahora tengo que enfrentarme a un mundo hostil sin el abrigo que te proporcionan unos buenos euros en el banco. Creo que todo esto me legitima para ser todo lo oscuro, depresivo y amargado que se me antoje.

Dicho esto, es cierto que debo cuidar los insultos porque es una muestra de poca elegancia y falta de estilo, aunque tampoco pretendo ser elegante ni tener estilo. Es verdad que no todo es tan negativo en Málaga, aunque me reafirmo en todo lo que he declamado en mi escrito y suscribo todo lo que han opinado los demás en la misma dirección.

Para empezar, en Málaga están las malagueñas, maravilla admirada por todos los extranjeros que he conocido, y son muchos, aquí en la capital de la Costa del Sol. Mi novia es malagueña y es tan guapa que deslumbra. Es un hecho impepinable que las chicas de Málaga – en general las de toda Andalucía – tienen algo que enamora. Hay muchas y la mayoría son de una belleza que tira de espaldas. Si a ésto le sumamos la ingente cantidad de alumnas de Beca Erasmus que pasean su palmito por las calles de la ciudad todo el año, pues el resultado es que en Málaga el deleite visual está garantizado (aparte de que follar gratis nunca supone un problema). Nota al comentario anterior: no quiero susceptibilidades feministas porque no estoy llamando zorras ni putas a las chicas de Málaga. Hay mucha calidad y cantidad y eso facilita las cosas, eso es todo. Tengo novia desde hace tres años y en nada me afecta esta ventaja, pero es la pura verdad; es fácil encontrar una mujer bella en la ciudad de Málaga.

Luego tenemos los boquerones fritos que están para cantarle saetas, y que puedes comprar en el mercado a muy buen precio; lo único malo es que los de ahora son algo pequeños. En feria todos bebemos Cartojal, un vino dulce autóctono, fresquito y muy rico. A mis amigos alemanes, letones, franceses y checos les encanta y por eso se han llevado una caja cada uno para su tierra al marcharse.

Gracias a dios que en Málaga existe la playa de Maro, que nada tiene que ver con la Malagueta o la Misericordia, que son un punto donde confluyen toda la morralla malagueña, las natas marrones en el agua, y la arena sucia llena de tierra nauseabunda, cuando no nos visitan las medusas.

Luego están Los Baños del Carmen, un enclave alternativo, muy acogedor y confortable. Suele reunirse allí gente un poco esnob: hippies, modernos y alternativos en general, pero está muy bien. Como Francisco de la Torre no ha podido montar su tinglado pijo para los “bien-planchados” de Málaga, pues está un poco dejado de la mano de dios. En general la gente lo cuida, aunque ahora en verano es más complicado.

Qué más. La Catedral no está mal, Gibralfaro, La Alcazabilla, El Pimpi, el teatro Cervantes – si fuera más barato -, la Concepción, el zoológico de Fuengirola. No todo es tan malo, pero sí es cierto que nuestro alcalde es un palurdo que sólo gestiona el centro histórico que es lo que da dinero, mientras deja el resto de Málaga arrumbada. Málaga tiene suciedad para dar y regalar; nuestra idiosincrasia es totalmente provinciana y además tenemos esa estupidez de odio a Sevilla que nos delata como una pandilla de acomplejados conscientes de nuestra inferioridad, pero incapaz de reconocerlo, porque “Málaga, canioh, eh lo mehó”.

Siento si ofendo a alguien con los que escribo sobre mi tierra, mi comunidad autónoma y mi país en general. Jamás seré como Pérez Reverte o Baroja pero pienso como ellos y los admiro profundamente. Estos escritores son amargos como el mate, al igual que lo fue Quevedo y critican con ferocidad su tierra porque hay lacras que son insoportables en los tiempos en que vivimos y eso no quiere decir que no me sienta español, andaluz y malagueño. España es mi país y lo amo, pero cuando cualquiera critica a su padre, madre o hermano, ¿acaso deja de amarlo en algún momento?

En fin, son complejidades que los que han puesto el grito en el cielo jamás podrán entender, porque para ellos hay que autoengañarse y opinar que algo es bueno cuando no lo es. Lo políticamente correcto es decir que en Málaga todo va bien, que hay que apoyar la capitalidad cultural, practicar el buen rollito, ser moderno y nada de poner pegas porque todo reluce como el oro.

Pues no. El mundo (mi mundo) apesta y lo detesto. Pero luego están la mujeres, la buena comida, el vino, la cerveza, la marihuana, la literatura, el cine y la música, que son de las pocas cosas que me impulsan a seguir viviendo; aparte de la curiosidad.

29
Ago
08

Puta vida 2.

Málaga es un lugar fantástico, sobre todo si no vives aquí. Lo ideal es venir de vacaciones, gastarte la pasta que se te antoje, ir a la playa, hacer botellón, cogerte una buena borrachera, ligarte a un par de guiris, hartarte de “pescaíto” y volverte a tu casa feliz y contento. Siempre, claro está, procurando que no te engañen, porque aquí, señores, el engaño, la cara dura y la poca vergüenza son religión sacrosanta; aparte de la beatería hipócrita, los toros y la feria.

No tenemos bastante con Marbella y Estepona; no es suficiente con que la autovía dirección Torremolinos sea ridícula; aparte, además, nos toman el pelo con lo de la capitalidad cultural en Málaga y encima nos traen a Bisbal para la inauguración de la feria. Pero lo peor sin duda, y lo que más nos duele a algunos es que el mercado laboral de esta ciudad “llena de oportunidades” sea tan nefasto. Vale que no haya trabajos demasiado buenos en según qué sectores; vale que se necesite mucha mano de obra en hostelería, por el turismo y esa vaina; vale que lerdos como yo sólo encuentren trabajo de comercial (no serviremos para otra cosa); acepto que paguen poco en general, y que los empresarios en su mayoría sean analfabetos e ignorantes. Mas lo que no estoy dispuesto a tolerar es que haya quien aproveche la aciaga coyuntura económica que nos toca vivir los próximos años para engañar a los jóvenes con ganas de trabajar, conseguir dinero y sobrevivir.

Exite una academia de inglés, venida a menos, que se llama Eurocollege, situada en Málaga, en calle Puerta del Mar. Pues bien, dicha entidad, al haber perdido una cantidad considerable de alumnos – véanse las quiebras sufrida años atrás por otras academias como Opening, Bla Bla & Company o Wall Street Institute – ha decidido empezar a tomar el pelo a los demandantes de empleo en Málaga.

Resulta que en Infojobs han insertado una oferta de empleo como Tripulante de Cabina de Pasajeros (TCP). Para desempeñar este trabajo se necesita una titulación especial, aparte de un elevado nivel de inglés hablado (prácticamente como si fueras un nativo). Las líneas aéreas captan a su personal entre aquellos que lo solicitan y poseen este nivel de idiomas exigido. Posteriormente forman a los candidatos seleccionados y pasas a formar parte de su plantilla como auxiliar de vuelo o azafo\a.

Parece ser que debido a la ampliación del aeropuerto de Málaga, las compañías aéreas, que ahora viven un momento muy delicado, van a requerir los servicios de este tipo de personal. Eurocollege oferta el puesto de trabajo en Infojobs; después de contactar contigo, te citan en sus oficinas y te entrevistan como si estuvieras en un proceso de selección para ser contratado, esto es, te piden el currículum, foto, te hacen preguntas (edad, altura, aficiones), etcétera. Seguidamente te describen las condiciones laborales de que disfrutan los auxiliares de vuelo: sueldos de 3000€ al mes, mucho tiempo libre, viajes continuos a países exóticos, hoteles de cinco estrellas y muchas ventajas en todos los sentidos; vamos, se te hace la boca agua. Una vez que estás absolutamente obnubilado con el puesto te explican que tú has sido elegido para el trabajo, por tu extraordinario perfil, aptitudes y capacidad. Ahora viene lo bueno. La incorporación como auxiliar de vuelo será en seis meses, pero antes debes hacer un curso de formación, como es lógico, para obtener el título de TCP (Tripulante de Cabina de Pasajeros), que cuesta la friolera de 3800 euros de nada. ¿Cómo lo veis?

Si no fuera porque las compañías aéreas están reduciendo plantilla, porque la ampliación del aeropuerto en nada afecta a las contrataciones de estas empresas y porque las probabilidades de ser contratado después de haberte fundido casi 4000 euros son escasas, si no nulas, y dejando al margen el precio del curso, resulta muy tentador.

Yo no denuncio aquí que oferten cursos para obtener el TCP a precios de infarto. Si más adelante eres contratado o no, dependerá también de tu valía. Lo que si me parece demencial es que lo disfracen de puesto de trabajo en una página de empleo seria como es Infojobs y confundan así al personal. Porque no nos engañemos, las aerolíneas están hasta el cuello: reducen gastos de mantenimiento, de plantilla, algunas se hallan al borde de la quiebra. Me quiere convencer a mí la subnormal de comercial que tienen en Eurocollege (una tía muy fea que se llama Gema) de que si pago 3800 euros por formarme, tengo el empleo de mis sueños asegurado. Además, ellos no te contratan en absoluto, sólo imparten el curso, te dan el título y luego tú te apañas la vida; si luego no te sale trabajo, te dirán que no es culpa suya. Se puede echarle cara al tema, pero éstos se llevan la palma.

Málaga es un hervidero de crápulas y desalmados. Seguro que en todos lados cuecen habas, pero yo hablo de lo que conozco. Se avecinan tiempos complicados en los que hay que mantener los ojos bien abiertos para que no te den gato por liebre. El paro y la crisis van a dar lugar a este tipo de estafas.

Cómo amo mi país. ¡Que viva el capitalismo, la sociedad de consumo, el petróleo, la burbuja inmobiliaria, el partido Republicano del Imperio, el petróleo, el mercado laboral andaluz y la Junta de Andalucía con Chaves y toda su camarilla de socialistas progres y estultos!

¡Que viva España, coño!

27
Ago
08

Puta vida 1.

Cómo me escuece no ser funcionario. Mi fracaso en las oposiciones (4,8) me va a salir muy caro, lo estoy viendo. Cómo envidio con toda mi alma a aquellos elegidos que han conseguido su plaza de profesor y van a sortear la crisis como si fuera una ola que pudieran “surfear”. A mí ya me salpica la mierda allá adonde voy a buscar empleo; me pasa por merluzo. Si es que cada uno se busca sus miserias solo.

Para mayor escarnio, vivo en Málaga. En plena crisis, Málaga, capital de la cultura (del golf, el casino, la playa, los toros, la feria, la Semana Santa y la desvergüenza generalizada, especialmente inmobiliaria) sufre lo que los analistas denominan recesión (bonito palabro), que nos tiene a todos en vilo. El mercado del ladrillo y el cemento ha sucumbido después de casi una década de corrupción ininterrumpida . La hostelería se resiente, lógico, tal y como están los precios y el paro. El caso es que para sobrevivir hay que aguzar el ingenio, hacer acopio de toda la astucia de la que uno sea capaz y sacar pecho, ser optimista y tener paciencia.

Desde que erré en mi intento de ser profesor de lengua y literatura, algo para lo que ya estoy preparado, créanme, he estado buscando empleo; con poco ahínco en julio y con denodado ímpetu en agosto. Como pueden imaginar, no estoy teniendo demasiada fortuna. Es más, no es que no haya buenos trabajos en Málaga (comercial, comercial, teleoperador, comercial y telemárketing), sino que encima existe una serie de empresas que aprovechando la difícil coyuntura que nos afecta, intentan engañar al personal de forma mezquina y ruin.

Hace algunas semanas recibí un correo de un amigo mío, que trabaja como Gestor en el Punto de Venta para la compañía catalana Borges. Este muchacho tuvo suerte en dar con un empleo como ése; lo tratan muy bien, son una empresa seria y solvente. El correo que me envió era una oferta de empleo de una empresa en Internet, PlasmaSell, de venta de televiosres de plasma, que solicitaba un empleado para trabajar desde casa y con altos ingresos (una bicoca de esas que parece mentira porque en realidad lo es). Yo desconfiaba, lo juro, pero al habérmelo remitido un amigo de confianza, que lo recibió en su bandeja de entrada de Borges, quise investigar y contesté a la misiva. Me pidieron mogollón de datos, y entre ellos mi número de cuenta y el IBAN (otro dato bancario identificativo de tu cuenta). Si firmabas el contrato, todo por Internet, te comprometías a servir a una dudosa empresa cuyo requerimiento era que cogieras un dinero que sería ingresado en tu cuenta bancaria (de ahí la información de número de cuenta, etcétera), para luego remitirlo en un giro a través de Western Union a otra empresa indicada. Del montante ingresado podías disponer de un 8% de comisión. Pues bien, esto se llama “scam” (para el que no lo sepa), y es una práctica que ha experimentado un crecimiento inusitado en estos años y que está perjudicando a millares de incautos que aún creen que trabajar por Internet es tan sencillo, sin ser programador informático o periodista.

Resulta que existe una pandilla de chicos listos que se entretiene en usurpar los datos bancarios de determinadas personas, mediante el diseño de páginas falsas y demás triquiñuelas (“phishing”). Una vez sustraído el importe de dichas cuentas, será necesario desviar el dinero para no dejar rastro y es ahí donde entra el denominado “scam”, en el que utilizan las cuentas de aquellos que deseaban trabajar desde casa.

He de reconocer que yo no tenía ni idea de que esto existiera; nunca es tarde para aprender más cosas sobre el maravilloso mundo de Internet. Gracias a mi cautela, no he caído, pero sí, señores, aunque parezca increíble, antes de investigar en foros y hablar con amigos sobre el tema, yo estaba convencido de que no había trampa en este asunto. Estuve a punto de picar el señuelo, como un berzotas descerebrado. Hay que andar con pies de plomo en esto de Internet. Las ganas de trabajar y ganar dinero desde casa son muy traicioneras. Y no es que mi situación sea desesperada (dentro de tres meses veremos), pero sí es cierto que no quiero estar parado por más tiempo.

En fin, lo de buscar trabajo en la red está resultando algo descorazonador. En el próximo post hablaré sobre Eurocollege y su “oferta de empleo”, totalmente falsa, como auxiliar de cabina, o azafato; un engaño en toda regla, a través de Infojobs.