05
Feb
09

Saviano y las palabras como balas.

Creo que resulta evidente la fascinación que me produce el escritor napolitano Roberto Saviano. Es un tío con unos huevos como balones medicinales y uno de los pocos hombres al que hoy en día se le puede llamar perdiodista y escritor; aparte de que el tío es atractivo, o al menos a mí me lo parece.

El joven y apuesto azote de la Camorra parece que estuvo ayer en Barcelona con motivo del Encuentro de Novela Negra que tiene lugar allí entre el 2 y el 7 de febrero. Y  lo está dejando muy claro el chaval. La Camorra va a por él y aunque no parece tener miedo sí que teme por su vida (está escoltado con al menos diez carabinieri); además, la Camorra se va beneficiar de la crisis financiera blanqueando el dinero de sus negocios ilegales a través de la banca; España es un paraíso criminal (eso ya lo sabíamos) para la Camorra y la mafia calabresa; así que aparte de Jesús Gil (que estará ardiendo en el infierno), Mario Conde, Roca, El Pocero y Julián Muñoz, tenemos a los delicados y sensibles criminales napolitanos campando a sus anchas por el territorio español. Qué bien, ¿verdad?

Saviano lleva una vida de mierda, según cuenta, y es que estar amenazado y escondido, sin amigos, ni familia, ni vida fuera de cuatro paredes que cada día serán distintas, rodeado de policías y detectives, tiene que ser un jodido infierno. Así que el tío para sobrellevarlo mejor se ha puesto a escribir otra vez y parece que tiene algunos relatos de ficción que publicará en breve, porque ya está algo cansado del fenómeno “Gomorra”.

Ni que decir tiene que su “ópera prima” Gomorra es una genialidad digna de un maestro de la literatura y el periodismo y que ya pueden algunos profesores de la facultad de periodismo de Málaga incluirlo en los libros de lectura obligatoria en lugar de tanta bazofia de coleguitas de departamento; pongo el caso por ejemplo de Ferrán Fernández o Teodoro León Gross entre otros (que mandan comprar a sus alumnos sus mediocres obras creadas para cubrir el expediente de profesores de pacotilla).

Por último quiero destacar el artículo que le dedica hoy Alberto Olmos en diario Público, La palabra peligrosa, que me ha encantado y con el que estoy absolutamente de acuerdo.

Recuerden siempre que las palabras son como las balas y los hay a los que les encanta disparar a los malvados, por ser la única arma de que disponen. Si bien es cierto que cuando le disparan a uno no es agradable; a veces las palabras queman y pueden matar. Vivimos en un mundo en el que el silencio es el mejor refugio para no tener complicaciones. Pero no podemos callar. Saviano no debe callar.

Larga vida a la literatura comprometida y de verdad. Y que Dios proteja a Saviano.

Anuncios

2 Responses to “Saviano y las palabras como balas.”


  1. 1 Juanito
    06/02/2009 en 00:12

    A mi me la fuma la camorra! que seria del mundo sin la mafia? sin la delincuencia? además no te metas con jesus gil, que molaba el tio. ¿No te acuerdas del programa aquel que salia en un Jacuzzi con unas tias super potentes? menudo crack de alcalde, jajajaja

  2. 2 Profesor Cicuta.
    06/02/2009 en 13:02

    ¿Si pudieras trabajar para la Camorra por 5000 euros limpios al mes, no lo harías? Estoy con Juanito, ¿qué sería del mundo sin la mafia?
    No moral, no rules, get the money and run.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: