20
Jun
09

Beba Freeway o paso de vuestro rollo.

Puede que haya llegado el momento de revelar algunas verdades harto evidentes, que el encefalograma plano del capitalismo en quinta y sin frenos, con su catecismo, la publicidad, se han encargado de ocultar a la masa descerebrada de los “trabaja y gasta hasta que te mueras”, consumidores compulsivos de marcas anunciadas en televisión.

No sé si han probado el refresco de cola Freeway que venden en el LIDL. Si no lo han hecho compren al menos uno y denle un trago. Si su cerebro no está marcado a fuego con el logo de Coca-Cola comprobarán que sabe exactamente igual que el refresco que nos quita el sueño con su cafeína, a precios abusivos, obra y gracia de su publicidad millonaria.

El asqueroso anuncio de Fanta, con esa cancioncilla molesta y estúpida, cantada por tres imbéciles masca chapas debería de ser motivo más que suficiente para no consumir dicha marca, que por otra parte tiene su perfecta y muy digna competencia en la bebida Orange de Freeway.

De todos es sabido (de todos los que entendemos algo de este diabólico negocio que se llama publicidad) que el público más estulto es el más vulnerable a los envites de los anuncios en televisión, la imagen de marca, las promociones, las campañas de márketing y demás zarandajas que son veneno para el cerebro y el bolsillo. Es individuo-masa más estúpido es el más consumista y es el que estará dispuesto a vender su alma al diablo con tal de poder comprar lo mejor (o lo que le han hecho creer que es lo mejor) cueste lo que le cueste.

Un ejemplo es el mercado de zapatillas de deporte. Cuántos imbéciles se gastan nada más y nada menos que 80 € en las All Stars cuando las zapatillas Wintop cuestan una cuarta parte y son EXACTAMENTE IGUALES. Está bien, es su dinero, pero no deja de ser curioso el retraso mental que supone creer que se es mejor porque exhibas el logotipo Nike, Adidas u All Stars (o D&G, DC, Volcom, Vans y demás productos para pijos megacaros) .

Existen unos libros muy interesantes acerca de la verdadera cara de estas marcas, representantes de auténticos terroristas económicos que son las multinacionales que se aprovechan de la ignorancia de sus consumidores para darles gato por liebre: Uno es “No Logo” y el otro “El libro negro de las marcas“.

¡Comunista, rojo! Me gritaría más de uno al oír mis diatribas contra la publicidad y las marcas. Craso error. Más de una vez he tenido que entonar un “quién te ha visto y quién te ve”, ya que la ignorancia y la estupidez no entiende de ideologías: Individuos de un comunismo acérrimo (de pegatina claro está), punkis de esos que ocupan casas que no son suyas y declaman contra el PP (aunque no sepan quién es Bakunin y confundan comunismo, anarquismo y socialismo, y mezclen el nazismo con el liberalismo con nacionalcatolicismo), e incluso pies negros tipo Macaco-Manu Chao-Muchachito (“como os quiero planticas”) de esos que te dan la brasa con el desarrollo sostenible, el comercio justo y el buen rollito tipo Amparanoia, que mal rayo les parta y que siempre van con el perro que seguro que come Pedrigee Pal, como digo, esos tipos que todos conocemos son consumidores de móviles de última generación, de zapatillas Nike, Coca-Cola, y además tienen coches de alta cilindrada, por no decir que más de uno tiene un papá abogado, banquero o concejal de la Junta de Andalucía.

La estupidez e hipocresía no tiene límites. En mi caso, puede parecer que me creo superior y no es que me lo crea, no, es que lo soy.

No hace falta ser un hippie chorra, ni un punki camuflado, ni ser comunista (el que quiera que se vaya a Cuba yo me siento bien en democracia, aunque esté podrida hasta las trancas, piensen que al menos no vivimos en Italia), ni un rastafari arrogante y estulto, ni estar dando la brasa todo el día con el feminismo, lo políticamente correcto, el PP, la guerra de Irak y toda esa bazofia pseudoprogresista que se lleva ahora. Tan solo tenemos que comprar en el mercado de Huelin de Málaga, montar en bici más a menudo en lugar de coger el coche (cuando se pueda), pasar de las marcas en calzado y ropa (gastar más de 20 € en unas zapatilla debería ser delito)  y hacer zapping siempre (aunque con el TDT sea más dificultoso): Ver anuncios es malo para el cerebro, seguro.

Y además, podemos beber Freeway fresquito que está muy bueno.

Por cierto un mensaje para los directivos de ENDESA: vigilen sus espaldas.

¡¡¡Bombardeo con mortero a la sede de la SGAE ya!!!.

Anuncios

0 Responses to “Beba Freeway o paso de vuestro rollo.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: