07
Ago
09

Estimado cliente.

Ayer llegó por fin la tan ansiada factura de la luz. Como no deseaba amargarme la existencia la dejé sobre la mesa hasta hoy. Esta vez  han sido sólo 29,00 € por el consumo que ellos imaginan que he realizado (el eufemísticamente llamado consumo estimado). Resulta tan absurdo que no sé si reír o sollozar ¿Qué pasará el mes que viene? ¿Leerán mi contador y me darán el palo como de costumbre? ¿En el sorteo de facturas lógicas me tocará a mí alguna? ¿Se figuran la existencia de facturas de teléfono en las que se reclama al cliente una cantidad no comprobada sobre un consumo arbitrario y futurible calculado por una ciencia infusa desconocida?

Algo así ocurre con ENDESA, ese Goliat de la energía al que todos quisiéramos ajustar las cuentas, y no precisamente por las buenas. Después de mofarse de los idiotas de este gobierno mentecato que tenemos, han sacudido el bolsillo de sus adocenados clientes (entre los que me incluyo) y la respuesta del “bonico del tó” de Zapatero ha sido regalar una bombillita de bajo consumo, con la que parece decir: “Yo que sé troncos, lo que cuenta es la intención”. Las asociaciones de consumidores han sido desoídas como siempre por este liberalismo decadente y oxidado en el que nos desenvolvemos hoy en día. La empresa siempre gana porque nos viste, nos calienta (y enfría), nos da de comer y beber y nos hace el favor de ofrecer trabajo cuando a ellos les parece que lo hay. Si no te gusta, carné de partido y a medrar. Así funciona este puto país anclado aún en el XVII.

Ahora que el libre mercado ha llegado a nuestros hogares en materia de energía por obra y gracia de Zapatero el Hechizado. ¿A qué compañía me cambio? A ver. Me ofrecen la misma luz (porque no se trata de ropa ni refrescos ni móviles), casi al mismo precio y con el mismo sistema infame de facturación. Si esto es libre mercado que venga San Adam Smith y lo vea.

Ahora toda la aristocracia política anda a la gresca respecto de la energía nuclear, sus ventajas e inconvenientes. Ya sabemos todos a qué atenernos si elegimos la senda de las centrales nucleares. Se supone que desde 1950 hemos avanzado mucho (o no tanto) en materia de energía. En España no tenemos energía nuclear, la compramos a Francia, a cambio de tragarnos sus residuos que vete tú a saber qué hacen con ellos. Y yo me pregunto: a día de hoy ¿no existen otras alternativas para crear energía limpia y barata? ¿No es ya un poco tarde para la energía nuclear?

Los conservadores lo tienen claro, erigiéndose como siempre en adalides del retraso que padece España desde hace cuatrocientos años, y defienden a ultranza la modalidad atómica. Cuando los países europeos modernos, avanzados y desarrollados pretenden encontrar nuevas fuentes de energía, en España nos planteamos desarrollar un medio de producción energético antiguo, problemático y lo peor de todo, adictivo. La senda de la energía nuclear es un túnel sin  retorno. Permite producir grandes cantidades de energía a un precio asequible a priori, si no fuera porque la ingente cantidad de residuos hay que tratarlos con procedimientos costosos que paga el consumidor (en este caso España, que recibe, a cambio de energía, toda la basura radioactiva generada por las centrales gabachas). Y una vez que un país se engancha a las nucleares, se hace muy difícil, si no imposible, invertir en otras energías más modernas.

Con semejantes argumentos yo ya no sé qué pensar. Deseo como consumidor una energía más óptima, asequible al bolsillo y limpia. Pero parece que aquí los gobernantes se agarran a un clavo ardiendo desde todos los frentes. La dejadez de nuestros presidentes, desde Suárez el Breve, Felipe el Hermoso, pasando por Aznar el Católico, hasta el actual, ZP el Hechizado, ha sido notable. Y ahora queremos nucleares a toda costa; pero oiga, el Springfield que lo pongan en su pueblo, que no en el mío.

...con su corazón de perro...

Accionista de ENDESA.

Lo único que tengo claro es que ENDESA es una empresa mafiosa, tiránica y oscura que ha engañado a sus clientes de forma flagrante con la venia de este gobierno, al más puro estilo español.

“Use usted bombillas de bajo consumo y que sea lo que dios quiera”, es lo único que se les ha ocurrido a esta pandilla de facinerosos inútiles, pagados de sí mismos. Recomiendo un artículo de Pérez Reverte que ilustra con inigualable lucidez la idiosincrasia de esta nueva clase política parasitaria e incapaz.

El problema de este país es que la guillotina, como las nucleares, no llegaron en su momento. A este reyezuelo-presidente le mandaba cortar la cabeza muy a gusto, al más puro estilo revolucionario; ahora ya quizá sea tarde.

“Arriba el pueblo de verdad y que muera el mal gobierno”.

Anuncios

1 Response to “Estimado cliente.”


  1. 1 Helen
    19/08/2009 en 18:07

    Muy bueno ael artículo de Reverte. Me ha gustado.
    Un beso guapo.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: