05
Sep
09

Análisis histórico de la movida madrileña.

Érase una vez un país atrasado y estulto gobernado por un enano imbécil que tuvo la suerte de ganar una guerra que enfrentó a dos facciones de idiotas sin remedio (los rojos y los nacionales). Este enano gilipollas gobernó con mano de hierro durante cuarenta años hasta que el pueblo soberano (me la agarra con la mano) consiguió que se instaurara una democracia o algo parecido. Con la democracia llegó la libertad y el libertinaje. Con el libertinaje llegó el despiporren, y con el despiporren llegó la idiotez suprema bañada en alcohol y heroína: La movida madrileña.

La movida madrileña no era más que una reunión de pijos progres que jugaban al dadaísmo y a ser modernos que te cagas con el padrinazgo de los políticos de turno, que también estaban beodos. Cuando el PSOE llegó al poder, los sociatas tiraron el Capital de Marx a la basura y empezaron a cogerle gusto a meterles el dedito en el culito a los obreros mientras ellos comían de la sopa boba (robando a mansalva como sabemos). PRISA inoculó idiotez a todos los españoles y así Iñaqui Gabilondo se convirtió en el reverendo de la progresía oficial. Felipe González era el dios supremo y así todos los progres pudieron hacerse ricos sin dar un palo al agua y vendiendo humo.

Durante los gloriosos años de la movida madrileña todos empezaron a flipar con la música y el rollito punk de pegatina moderno y mega guay. Los pijos jugaban a ser yonquis y los yonquis de verdad caían como chinches porque todos querían drogarse a lo Sid Vicious porque eso era lo que molaba mazo. Madrid era una fiesta y todos querían vivir allá. El resto de España era vulgar, anodina y olía mal.

Sucedió además que algunos de los más espabilados de la movida como Almodóvar o Alaska consiguieron, apoyados en el baluarte Polanco, salir de la mediocridad hispana y convertirse en ídolos de masas. En aquellos años no importaba el talento, tan sólo la ”mamarrachez” y la autopromoción, adornada de “moderneo”, y poses de superioridad moral e intelectual. Con respecto a la superioridad moral e intelectual tenemos el caso paradigmático de Ramoncín, hoy tesorero de la SGAE, ladrón profesional, pero ídolo de masas en los ochentas.

Los gays y los modernos metrosexuales comenzaron su cruzada para dominar los medios, la cultura y el arte. Subrepticiamente fueron adentrándose en el tejido cultural español, débil y manipulable por aquella época. Finalmente, tras numerosas campañas propagandísticas, made in PRISA, en el ocaso del siglo XX consiguieron hacerse con el control absoluto de toda la cultura española.

Tras la triunfante cruzada se consolidó una élite que impuso los usos y formas del “petardeo” más rancio y reaccionario del planeta tierra. Entre los miembros de dicha elite se encuentra Olvido Gara (Alaska), una mujer muy culta, preparada y leída – como puede serlo cualquier camarero con carrera-, sin dotes para el canto ni la interpretación, pero que se convirtió en un icono de la modernidad, el buen gusto, lo intelectual, lo “cool” y lo “in” del panorama ibérico con su grupazo Alaska y los Pegamoides y posteriormente Fangoria.

Hay que decir que en Málaga surgió, ya en los noventa, al abrigo de la progresía dominante, Rafatal, un realizador que ha revolucionado el mundo del cine, produciendo películas que NO repiten los clichés del cine de los ochenta de Almodóvar ni cae en banalidades propias de un snob petimetre que se cree lo más. Su cine, es un cine comprometido con el arte, al nivel de los grandes como Berlanga, Buñuel o su maestro, Almodóvar. Original, demoledor y muy sugerente como sólo el malagueño más universal (después de Picasso, Banderas y Fran Perea) podía serlo. Vamos, que es el puto amo.

En el siglo XXI, el poder de los movidos guay de la movida madrileña sufrió un ligero revés y hoy, junto con los nostálgicos de Franco, no son más que una pandilla de plañideras que anhelan la grandeza de los años de Pepi Luci Bom y su puta madre.

No obstante, Olvido Gara (la Björk española) supo reciclarse, abandonar a sus padrinos y tomar su propio rumbo hacia el estrellato. Siguió grabando discos, aportando a la música todo aquello que hoy falta en el pop y el rock (sea lo que sea), y se puso a trabajar en la COPE junto a Federico Jiménez Losantos (hasta que echaron a este último), o con Pedro J. Ramírez en el Mundo (un diario muy veraz y fiable como todos sabemos). Es posible que ante la dejadez que sufren por parte de los gobernantes del PSOE, se hayan buscado la manera de seguir protegidos por el poder (aunque sea de derechas) como lo estuvieron antaño durante la movida. Porque los hay que sólo a la sombra del poder, sea cual sea, son capaces de medrar y llegar a lo más alto. O quizá sea que han sufrido una sobredosis de honestidad y eso unido a las perras en el bolsillo, el lujo, los flashes, la fama y la buena vida les haya hecho reflexionar y pensar: “coño, si ser rico mola más que ser pobre; que le den por culo a los obreros y a los progres que son unos desgraciados”. Este dato aún no se ha corroborado.

Pero el mayor regalo que ha dado Alaska  al mundo, ha sido sin duda alguna su genial marido Mario Vaquerizo y su grupazo Nancys Rubias, que ha causado furor entre la elite moderna de medio mundo. En Málaga por ejemplo enriquecieron la cultura musical del respetable con un concierto organizado por el Ateneo de Málaga, adalid, como todos sabemos, de la cultura, la música, la moda, el buen gusto y lo “cool” de la capital de la Costa del Sol.

Mario Vaquerizo,  junto con Olvido Gara, han resuelto desmarcarse de la hediondez de la clase obrera que taponaba sus fosas nasales en los ochenta. Llegados a la madurez y podridos de fama y riqueza han abrazado el liberalismo pregonando las bondades de Esperanza Aguirre, Sánchez Dragó y sus esbirros liberales. Es posible que ambos hicieran mucho dinero con el negocio inmobiliario y consiguieran prebendas del ayuntamiento de Madrid para sus actividades culturales, que finalmente ha conseguido inocular la fiebre de lo moderno y lo guay por todo el territorio español: “La derecha mola más para ser moderno”, parece decirnos este hombre al que le gusta morderse los carrillos y parecer una mujer casquivana.

La SGAE por supuesto también está entre las instituciones favoritas de este metrosexual escuálido que se hace llamar cantante, productor y representante, rebosante de un glamour fascinante e inigualable.

Mario Vaquerizo, aparte de defender la anorexia como forma de vida y conseguir vivir del cuento vendiendo humo, se ha convertido en el icono de lo moderno en la capital del reino y sus colonias (como Málaga).

Elite intelectual española.

Elite intelectual española.

A día de hoy no se sabe qué pasará si los “taligays” se enteran de que Vaquerizo y Alaska se han pasado al bando de Belcebú (el PP) y han abandonado el redil de aquellos que los convirtieron en ricos y famosos (el PSOE).

Es un hecho comprobado que Almodóvar ya no goza del favor del diario El País y que Cuatro, después de verse agraviado por la TDT de pago de ZP, puede que decida en lo venidero apoyar al PP para mojarle la oreja al díscolo presidente del gobierno. El caso es tocar los huevos.

Tras semejante historia tan absurda una cosa está clara: los tiempos cambian, las mentes cambian, pero sobre todo cambia el volumen de los bolsillos y ésto hace que probablemente cambie todo lo demás. Habría que ver lo distinto que sería Mario Vaquerizo si fuera uno más del montón (que lo es) sin el apoyo de su egregia mujer, como tantos hay que buscan la fama con desesperación como si fuera oro.

Para triunfar véndete, vende humo, moda, música, tu vida, tu honra, o lo que se tercie. En España siempre habrá multitud de idiotas que te sigan. Si no que se lo digan a Ramoncín.

¿Continuará?

Anuncios

0 Responses to “Análisis histórico de la movida madrileña.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: