Archive for the 'Cine' Category

15
Sep
09

Eso es así compadre.

Ayer descubrí esta joya del humor en casa de mi viejo amigo DAC. Puro costumbrismo andaluz con modismos propios de una ciudad, Sevilla, que sigue mostrando la misma idiosincrasia desde el siglo XVII. Señoritos andaluces que desprecian el trabajo, que aparentan ser más de lo que son y que adoran por encima de todo el ocio y la buena vida. Cofrades, taurinos, rocieros, feriantes, fanfarrones, arrogantes y defensores a ultranza de la “sevillanía”; del “enterismo” y las buenas maneras sevillanas. Eso es así compadre.

Cuando lo vi, reconocí enseguida a mis tíos y a mis primos. No en vano mi tío por parte de padre ha trabajado en SEVILLANAS (ahora ENDESA) toda su vida. Como podéis imaginar, su estilo de vida y el de mis primos ha sido el de unos genuinos señoritos sevillanos de pro: Béticos de toda la vida, devotos de la Macarena y fanáticos de la Semana Santa. Camisas de marca, politos Lacoste, castellanos y el peinado hacia atrás. Cuando era niño y los visitaba, mi porte de “malaguita” hortera, criado entre arena, en chanclas y bañador, les hacía mucha gracia. Hoy no sé nada de ellos. Pero apuesto a que siguen practicando con estusiasmo el “sevillanismo” más acérrimo.

Mi ciudad, Málaga, es un reflejo distorsionado de Sevilla, o al menos así lo percibo yo. He escuchado miles de veces decir que nos parecemos mucho; más de lo que desearíamos los malagueños. Aunque es cierto que quienes lo afirman no son capaces de ver los matices. Es obvio que existen algunas diferencias: Aquí somos más latinos, más sureños, en suma, más horteras. No obstante se puede aplicar la parodia de estos dos geniales humoristas a mi admirable ciudad y su gente, sepultada bajo cemento y hormigón, sin nada a lo que asirse tras el saqueo inmobiliario.

Málaga cofrade, taurina, señorial, cicatera con el perdedor y oportunista con el adinerado. Tenemos la playa pero aun así nos sentimos inferiores. Tenemos a Picasso, pero poca cultura. Lo que más nos une es ese conservadurismo rancio, bañado de beatería e ignorancia, que ha convertido a Andalucía en lo que es hoy; para lo bueno y para lo malo. Andalucía Imparable. Andalucía te quiere.

¿Sabéis qué es lo que más desea un malagueño? Que el Málaga C.F. gane al Betis y al Sevilla, y luego si acaso la Liga; salir de costalero en El Cautivo o La Expiración, y que las otras cofradías no puedan sacar el suyo por la lluvia; tener hijos, una casa, un buen coche y dinero, y que el vecino gane menos; y por último, que los sevillanos se mueran.

Como bien dice el refranero malagueño: “Sevillano el que no bote, eh, eh”.

Disfruten de estos dos maestros. Qué gracia tienen los jodíos.

No se pierdan a los hippies comunistas sevillanos y a los “canis” auténticos del sur.

13
Sep
09

Distrito 9.

Sólo humanos.

Sólo humanos.

La ciencia ficción (o ficción científica, como prefieran) está en plena forma y no es gracias a la producción española; ya sabemos que hoy en España la ciencia es exigua y la ficción es más bien ramplona. En literatura ni siquiera consta como género, aunque actualmente en las universidades anglosajonas se estudia en no pocas materias. Y no es que reniegue del realismo típico español (el Realismo es uno de mis periodos literarios favoritos), pero no me place que haya “intelectuales” que desdeñen el cine y la literatura fantástica o de ciencia ficción por considerarla pueril, superficial y carente de sentido artístico. Ocurre demasiado a menudo – la  universidad española está llena de enfermos de pedantería que no ven más allá de sus narices, y así nos va –.

El bueno de Peter Jackson ha soltado de su abultado bolsillo 30 millones de dólares y ha brindado su confianza a un talentoso animador 3D, guionista y director, tan “freak”, suponemos, como él; un tal Neill Blomkamp, surafricano, firma la película. Y el gentil Peter parece haber acertado. Es obvio que no sólo hay que ser capaz de hacer buenas películas, sino que además hay que tener buen olfato para producir a directores noveles con talento. Tarantino, tome nota.

El resultado es inmejorable. El filme rebosa originalidad y frescura. Su ritmo incansable atrapa de principio a fin. El contenido, el mensaje y la resolución del conflicto son inmejorables. A mí al menos me ha encantado. El guion me parece un ejercicio de genialidad. Y los efectos visuales, ya se imaginarán. Nadie creerá que el bueno de Peter fuera a producir una película mediocre en ese sentido. Todo está pulido al milímetro.

En la reseña no quiero referir nada sobre la trama. Si no saben de qué va, investiguen. Sí, salen extraterrestres. Sí, aterrizan en África, Johannesburgo (ciudad natal del director). Y sí, hay emoción, intriga y dolores de barriga. Pero no es nada que puedan haber imaginado con anterioridad. A mi juicio se trata de algo inédito; absolutamente original.

Lo mejor es que la vean cuanto antes. Ya ha recaudado 100 millones de dólares en USA, así que véanla gratis. Ya la tienen más que amortizada y para financiarse la vida les da. Yo apoquiné 4,50 € por verla, pero es que a veces me da el mono de butaca de cine (las palomitas me las llevo de casa y la bebida la compro en Carrefour). Además la pantalla del portátil a la larga cansa y es bueno salir al exterior de vez en cuando.

Lo dicho. Asómense a este prodigioso filme. Para mí un nueve sobre diez.

Y sólo para humanos.

27
Ago
09

Algunas razones para cuestionar el cine español.

Perdona bonita pero Lucas me quería a mí (1996).

Comedia homosexual  superficial  y sin chicha que destapa todos los tópicos más absurdos sobre el mundo gay. Y todo antes de que Pepón Nieto dilapidara su carrera con Los Hombres de Paco. Al final Lucas le quería a él.

Carne Trémula (1997).

Los críticos la calificaron de obra maestra, como a casi toda la obra de Almodóvar. Si fue lo mejor de aquel año, imaginen cómo fue lo demás.

La camarera del Titanic (1997).

Soporífero film del director más sobrevalorado del cine español.  ¿Qué ha aportado Bigas Luna al cine español de los últimos tiempos?

Cha- cha- cha (1998).

Comedia romántica para idiotas que dejó claro a Jorge Sanz que el siglo XXI no iba a ser fácil para él. ¿Dónde estás Jorge?

Nada en la nevera (1998).

El año 1998 fue si cabe peor que el anterior.  El ansia por atraer al público joven engendró idioteces tan rotundas como esta película.

Sobreviviré (1999).

Lucía Etxebarría firma el guión de este film insulso y vacío especialmente indicado para adolescentes con crisis de identidad sexual.

Los sin nombre (1999).

Balagueró es un claro ejemplo de superación personal. Después de este film aburrido pero aceptable y de firmar la peli de OT, Jaume remonta con Frágiles y sigue los pasos de George A. Romero con la cinta de zombis infectados de Rec. Pero… y ahora qué.

Gitano (2000).

Sin duda la peor película española de todos los tiempos. Mal guión, mala realización, y la desternillante (por pésima) interpretación de Joaquín Cortés. Hasta yo lo hubiera hecho mejor si hubiera dirigido un film en aquellos años.

Amor, curiosidad, prozak y dudas (2001).

Si quieren un consejo lean mejor la novela si les gustan las historias de mujeres insatisfechas enganchadas a los ansiolíticos. La película es mala hasta decir basta. Al menos sirvió para que la Etxebarría dejara de escribir guiones de cine.

Gente Pez (2001).

La idiotez elevada a su enésima potencia. Película recomendable para mentes pueriles y superficiales. El cine adolescente aún estaba en pañales. Prefiero Fuga de Cerebros.

Lucía y el sexo (2001).

Después de Los amantes del círculo polar, Julio Médem da una vuelta de tuerca a su pretenciosidad con una película que sólo interesa a los enamorados de Paz Vega. El caos de Médem seguiría algunos años después sin aportar nada nuevo bajo el sol.

El oro de Moscú (2003).

Jesús Bonilla es muy gracioso cuando hace de garrulo en Los Serrano, pero como cineasta es mejor que se retire. Menos mal que después de este film decidió no volver a dirigir jamás.

Carmen (2003).

Sería injusto decir que la película es muy mala. Si la ves una vez no querrás volver a verla de nuevo. Se cumplen todos los tópicos españoles para hacer las delicias de las mentes más castizas y cañís. Paz Vega a lo suyo: poner cachondo hasta al apuntador.

El habitante incierto (2005).

Claro ejemplo de cómo desaprovechar una buena idea y crear una cinta aburrida e inverosímil. Se desinfla casi a mitad de la trama y hay que hacer grandes esfuerzos para no cabecear en la butaca. Una buena idea de arranque para realizadores con talento que sepan darle a la historia la originalidad y el interés que se merece.

Yo soy la Juani (2006).

Bigas Luna vuelve a demostrar que nunca ha sido un buen realizador. La técnica, los medios, el favor del gobierno y el uso de actores populares en el entorno “teenager” no son bazas suficientes para convencer.  Dedíquese a otra cosa buen señor.

7 minutos (2009).

González- Sinde se empeña en perpetuar el estilo de cine ramplón e insulso que se producía en los años 90. Seguro que las películas de esta lista le deben encantar. Ejemplo de cómo el Estado merma la calidad del cine en España.

Mentiras y Gordas (2009).

Sin comentarios.

04
Ago
09

Seth MacFarlane Into the Wild Green Yonder.

Después de sólo cinco intensas temporadas de la serie cómica animada de ciencia ficción más laureada de la historia, la FOX al fin reconsideró su errónea decisión de cancelarla en 2003, fruto de la esclava supeditación a las malditas audiencias, y decidió que de nuevo el maestro Groening nos deleitara con las andanzas de Fry, Bender, Leela, El Profesor y compañía.

De ahí surgieron las películas de Futurama. Por qué no se les ocurrió reponer la serie de nuevo; jamás sabremos la causa. Si bien los largometrajes pueden resultar algo flojos y no pocas veces confusos (sobre todo el segundo y tercero) es de agradecer la vuelta a la pantalla de casa de las nuevas aventuras de los empleados de la mejor empresa de transporte interestelar del mundo (Planet Express).

Ayer saqué del videoclub (sí, me gusta mi pantalla de plasma y la calidad DVD) la cuarta entrega de la saga que comenzara en 2007, Hacia la verde inmensidad y me sorprendió su frescura y su desternillante desarrollo. La primera entrega me gustó mucho, pero no colmó mis expectativas. La segunda y tercera me agradaron pero notaba que flaqueaban en algunas partes de la historia (que conste que no dejan de ser divertidas). Pero ayer me quedé pasmado (y eso que era la una de la madrugada y tenía sueño) con la historia de Leela, que entra en una banda de ecofeministas después de que Bender se enrolle con la mujer del capo de la robomafia y Fry consiga superpoderes telepáticos para jugar al póker intergaláctico.

Lo de Into the Wild Green Yonder roza la más absoluta genialidad y es que jamás me he reído tanto con una comedia animada, exceptuando las primeras diez temporadas de Los Simpson, American Dad o Family Guy. Cuál puede ser la clave: Seth Macfarlane, l´enfant terrible de la animación cómica americana. Se conoce que Matt Groening ha querido contar con el talento de Seth para elaborar el guión de la cuarta entrega, y no es por nada, pero su colaboración se nota una barbaridad.

La mejor de las cuatro entregas.

La mejor de las cuatro entregas.

De las cuatro entregas sin duda la última es la mejor de todas y quizá sea la adecuada para comprar en DVD y guardar en las estanterías (cuando cueste menos de diez euros claro está). Por ahora me la voy bajar por megaupload para conservarla y volver a verla una de estas tardes soporíferas de televisión chorra y calor sofocante, antes de huir a la playa.

Sólo le pido a Mr. Groneing que no deje de hacer capítulos de Futurama, más largos o más cortos, porque junto con las creaciones de MacFarlane son el único soplo de aire fresco entre tanta bazofia televisiva en este nuestro maravilloso país que es España.

¿Para cuándo una serie de animación española? ¡Ah! que tendría que estar subvencionada, pues entonces que lo dejen. Que sigan gastándose el dinero en la González Sinde y sus películas para encefalogramas planos; o en pelis chorras de estudiantes que viajan a Londres.

Fuga de cerebros para aquellos que lo tengan, que en España ya vemos lo que hay. Pues eso.

30
Mar
09

Entre amigos by Rafael Galante.

Escrito y dirigido por Rafael Galante.

25
Ene
09

Ilha Das Flores.

Hace unos días pude visionar un breve documental muy interesante, llamado Ilha Das Flores, cuya existencia desconocía y que me ha impresionado bastante.

Supongo que muchos ya lo conocerán, puesto que fue realizado por Jorge Furtado (escritor y cineasta brasilero) en 1989 (estoy seguro de que Gerardo lo ha visto). Pero como para mí ha sido un gran hallazgo y sé que muchos de los que exploran mi irregular blog no lo conocen (¿DAC?, Juanito…), aquí lo dejo para que le eche un vistazo quien quiera.

Es un documental muy apropiado para estos tiempos aciagos que vivimos. Parece que después del empacho neoconservador de la era Reagan alguien quiso mostrarnos el lado más absurdo del neoliberalismo radical que nos ha causado y sigue causando tantos quebraderos de cabeza. Después del empacho de Bush & Co. es muy recomendable su visionado para no perder la perspectiva de lo que viene ocurriendo desde hace más de tres décadas.

Me pregunto si Aznar el negacionista o Esperanza Aguirre la lideresa liberal lo habrán visto; en fin, no importa.

Agradezco a Rafael Galante que me lo mostrara.

Disfrútenlo.

12
Dic
08

Gomorra.

Ayer fui a ver la película de Mateo Garrone, basada en la obra homónima del aguerrido periodista napolitano Roberto Saviano. No he podido esperar a leer el libro antes, por miedo a que la retiren de la cartelera en breve (y es que donde esté “Una conejita en el campus” o “High School Musical”, que se quite todo lo demás). Así que, si hay suerte y los Reyes Magos no son simpatizantes de la Camorra, podré disfrutar de la obra de Saviano en enero.

Supongo que con la película no basta para hacer un juicio de valor acerca de lo que se cuenta en la obra de Saviano, fruto de un trabajo de investigación “con un par” y que ha tenido como resultado el exilio de su autor. Ni que decir tiene que la película es espeluznante, y no por mala, sino por el realismo crudo y sórdido que muestra en su metraje. No vemos en la pantalla la clase y finura de don Corleone o Tony Soprano y los suyos, sino una gentuza que mata, estorsiona, roba e incluso contamina su propia tierra con vertidos tóxicos para obtener pingües beneficios.

La mafia napolitana aprovecha cualquier negocio ilegal para obtener millones de euros de las drogas, las armas, la prostitución, la alta costura, los negocios inmobiliarios (cómo no), etcétera; unta a políticos, policías y empresarios para alcanzar sus inicuos fines y no duda en reclutar a niños para que menudeen en las calles o simplemente ayuden en algún trabajo peligroso.

La película es absolutamente genial. Se trata de un filme – documental que recoge la tradición heredada del neorrealismo italiano y el documentalismo de la primera mitad del siglo XX. El resultado es una película extremadamente objetiva, desgrarradora y llena de crueldad y corrupción humana; un documento gráfico que muestra las lacras de la sociedad italiana, con un gobierno inoperante y corrupto, alejado del ámbito social, aquejada de una desigualdad que por sí sola no explica el fenómeno de la mafia en Italia. ¿Por qué existe la Cosa Nostra en Sicilia, la Ndràngheta en Calabria y la Camorra en Nápoles? Eso sería como preguntar por qué en España tenemos a ETA, por qué hemos tenido un gobierno socialista corrupto en los ochenta y por qué ha habido especulación inmobiliaria en todo el país y casos de corrupción en los municipios de Marbella y Estepona, o Coslada en cuanto a la corruptela policial, entre otros; la respuesta es bien sencilla: porque es el estilo latino “weeeeaaaaah”. No me hagan caso, es sólo una broma, y aunque sé que el tema es serio, prefiero reír por no llorar.

El filme se ha rodado en plena Nápoles, en los barrios más marginados donde los camorristas campan a sus anchas como los dueños de todo y de todos los que allí habitan. Fijaos cuando veáis la película en los paisajes napolitanos y decidme si no os recuerda a los barrios de La Palmilla, Huelin, Guadalmar, Churriana o el Polígono del Guadalhorce en Málaga, o a las 3000 viviendas de Sevilla; los jóvenes que aparecen en el filme, que admiran profundamente a los cabecillas de las bandas de camorristas, son auténticos “canis” o “merdellones”, con sus “piercings”, sus cadenas de oro, sus chándales, los peinados rasurados y las ínfulas de tipo duro. Las chicas os las podéis imaginar; a veces, durante el visionado de la película parecía estar viendo un documental de Callejeros grabado por acá cerca; cuando la veáis entenderéis a lo que me refiero.

El libro de Saviano y la película han suscitado numerosos comentarios y discusiones, de hecho en CNN+ pude ver un debate muy interesante en el que analizaban el fenómeno de la mafia en Nápoles, sus causas y consecuencias. Las consecuencias todos las conocemos más o menos, al menos los que hemos visto la película, por lo que no merece más vuelta de hoja; pero en el asunto de las causas sí es cierto que existe un abismo insalvable entre aquellos, como el propio Saviano, que señalan al capitalismo salvaje como el principal resposable de esta aberración, y los que defienden a ultranza la globalización y, sin ver más allá de sus narices, aseveran que la causa es fruto sólo de la idiosincrasia italiana, proclive a la delincuencia y el homicidio.

Encontré un artículo de Mario Vargas Llosa en El País que ilustra muy bien ese denuedo cerril que caracteriza a los liberales de nuevo cuño ultraconservador que se afanan en defender a ultranza un sistema que, como vemos, hace aguas por todos lados y cae en las contradicciones más innobles como ya hiciera el comunismo hace algunos años. Y es que la demagogia no entiende de fronteras ni de ideologías; la padecemos tanto desde la izquierda estéril y corrupta, como desde la derecha depredadora y deshumanizada.

El señor Vargas Llosa demuestra que como escritor es excepcional (no en vano es uno de mis escritores favoritos por ser de los únicos que yo podía asimilar cuando leía literatura hispanoamericana hace seis o siete años), pero su pensamiento anda algo nublado, primero, a causa de los estropicios perpetrados por los movimientos revolucionarios de corte populista y marxista en todo lo largo y ancho del contienente, y segundo, por la tendencia natural de los artistas y literatos a volverse acomodaticios y afectos al bienestar que les porporciona el éxito y el reconocimiento en el Primer Mundo.

Señor Vargas Llosa, usted mismo reconoce que la Camorra no sólo opera en negocios ilícitos sino que también invierten sus capitales en empresas legales, como la construcción (la reconstrucción de las Torres Gemelas, por ejemplo) o el turismo. No es un secreto que a la Costa del Sol la denominan La Costa Nostra y que en gran parte de la especulación inmobiliaria sufrida en España planea la sombra de la mafia napolitana. El sector de la alta costura aprovecha la capacidad de maniobra de esta organización para conseguir cada vez más beneficios a un menor coste. Y le corrijo, porque se ve que en esa parte de la película andaba usted despistado: la mujer que aparece con un vestido blanco de firma, el cual no fue diseñado por un jefe de la mafia, sino por un sastre a su servicio, no es Angelina Jolie sino Scarlett Johansson. Los jefes de la mafia no son sastres señor Vargas Llosa, son delincuentes. Le recomiendo que vea la película de nuevo porque o se quedó dormido o no se enteró de nada.

Usted discrepa con Saviano en que el capitalismo no es el problema, sino la sociedad italiana. ¿No se acuerda usted del Chicago de los años 30, de Al Capone y el ascenso de la mafia siciliana, judía e irlandesa que reinó hasta los años ochenta en las calles de New Jersey o Nueva York? ¿No ve usted cómo funcionan los casinos en Las Vegas o cómo la mafia se ha ido inmiscuyendo en la política de todo el mundo? ¿No sabe usted cómo funciona el cartel de Colombia? ¿Ha visto usted American Gángster? ¿En qué periodo de la historia de Rusia se ha hecho fuerte la mafia rusa? ¿Qué pasaría si rodaran una película sobre la Yakuza japonesa? ¿Qué opina de Silvio Berlusconi? ¿Y de Julián Muñoz? ¿Y de que mataran a Lincoln, a Kennedy o a Luther King? ¿Sabe usted quién financia las guerras en el Congo para obtener el valioso coltan con el que fabricamos ordenadores o iPods? Guantánamo, las niñas en China, las fabelas en Brasil (vea Ciudad de Dios), la guerra por los diamantes en Sierra Leona (vea Diamante de Sangre), los secuestros en Colombia, las FARC, la violencia en México, etcétera.

¿Sigue pensando que sólo es Italia quien anda podrida? Le recuerdo que gobierna un conservador como Berlusconi que ha demostrado que el movimiento “neocons”, iniciado por Reagan y la Thatcher, ha fracasado estrepitosamente, aunque sea políticamente incorrecto atacar el pensamiento único del neoliberalismo que usted profesa.

Llámenme rojo, reaccionario o anarquista, pero es así. Si todo lo que ocurre en el mundo, sea en Nápoles o en la India, no es causado por un sistema injusto, criminal e inmisericorde con el desfavorecido, que venga Dios y lo vea.

Un mensaje para los vándalos descabezados antiglobalización de Grecia y España: ése no es el camino.