Archive for the 'serie' Category

15
Sep
09

Eso es así compadre.

Ayer descubrí esta joya del humor en casa de mi viejo amigo DAC. Puro costumbrismo andaluz con modismos propios de una ciudad, Sevilla, que sigue mostrando la misma idiosincrasia desde el siglo XVII. Señoritos andaluces que desprecian el trabajo, que aparentan ser más de lo que son y que adoran por encima de todo el ocio y la buena vida. Cofrades, taurinos, rocieros, feriantes, fanfarrones, arrogantes y defensores a ultranza de la “sevillanía”; del “enterismo” y las buenas maneras sevillanas. Eso es así compadre.

Cuando lo vi, reconocí enseguida a mis tíos y a mis primos. No en vano mi tío por parte de padre ha trabajado en SEVILLANAS (ahora ENDESA) toda su vida. Como podéis imaginar, su estilo de vida y el de mis primos ha sido el de unos genuinos señoritos sevillanos de pro: Béticos de toda la vida, devotos de la Macarena y fanáticos de la Semana Santa. Camisas de marca, politos Lacoste, castellanos y el peinado hacia atrás. Cuando era niño y los visitaba, mi porte de “malaguita” hortera, criado entre arena, en chanclas y bañador, les hacía mucha gracia. Hoy no sé nada de ellos. Pero apuesto a que siguen practicando con estusiasmo el “sevillanismo” más acérrimo.

Mi ciudad, Málaga, es un reflejo distorsionado de Sevilla, o al menos así lo percibo yo. He escuchado miles de veces decir que nos parecemos mucho; más de lo que desearíamos los malagueños. Aunque es cierto que quienes lo afirman no son capaces de ver los matices. Es obvio que existen algunas diferencias: Aquí somos más latinos, más sureños, en suma, más horteras. No obstante se puede aplicar la parodia de estos dos geniales humoristas a mi admirable ciudad y su gente, sepultada bajo cemento y hormigón, sin nada a lo que asirse tras el saqueo inmobiliario.

Málaga cofrade, taurina, señorial, cicatera con el perdedor y oportunista con el adinerado. Tenemos la playa pero aun así nos sentimos inferiores. Tenemos a Picasso, pero poca cultura. Lo que más nos une es ese conservadurismo rancio, bañado de beatería e ignorancia, que ha convertido a Andalucía en lo que es hoy; para lo bueno y para lo malo. Andalucía Imparable. Andalucía te quiere.

¿Sabéis qué es lo que más desea un malagueño? Que el Málaga C.F. gane al Betis y al Sevilla, y luego si acaso la Liga; salir de costalero en El Cautivo o La Expiración, y que las otras cofradías no puedan sacar el suyo por la lluvia; tener hijos, una casa, un buen coche y dinero, y que el vecino gane menos; y por último, que los sevillanos se mueran.

Como bien dice el refranero malagueño: “Sevillano el que no bote, eh, eh”.

Disfruten de estos dos maestros. Qué gracia tienen los jodíos.

No se pierdan a los hippies comunistas sevillanos y a los “canis” auténticos del sur.

04
Ago
09

Seth MacFarlane Into the Wild Green Yonder.

Después de sólo cinco intensas temporadas de la serie cómica animada de ciencia ficción más laureada de la historia, la FOX al fin reconsideró su errónea decisión de cancelarla en 2003, fruto de la esclava supeditación a las malditas audiencias, y decidió que de nuevo el maestro Groening nos deleitara con las andanzas de Fry, Bender, Leela, El Profesor y compañía.

De ahí surgieron las películas de Futurama. Por qué no se les ocurrió reponer la serie de nuevo; jamás sabremos la causa. Si bien los largometrajes pueden resultar algo flojos y no pocas veces confusos (sobre todo el segundo y tercero) es de agradecer la vuelta a la pantalla de casa de las nuevas aventuras de los empleados de la mejor empresa de transporte interestelar del mundo (Planet Express).

Ayer saqué del videoclub (sí, me gusta mi pantalla de plasma y la calidad DVD) la cuarta entrega de la saga que comenzara en 2007, Hacia la verde inmensidad y me sorprendió su frescura y su desternillante desarrollo. La primera entrega me gustó mucho, pero no colmó mis expectativas. La segunda y tercera me agradaron pero notaba que flaqueaban en algunas partes de la historia (que conste que no dejan de ser divertidas). Pero ayer me quedé pasmado (y eso que era la una de la madrugada y tenía sueño) con la historia de Leela, que entra en una banda de ecofeministas después de que Bender se enrolle con la mujer del capo de la robomafia y Fry consiga superpoderes telepáticos para jugar al póker intergaláctico.

Lo de Into the Wild Green Yonder roza la más absoluta genialidad y es que jamás me he reído tanto con una comedia animada, exceptuando las primeras diez temporadas de Los Simpson, American Dad o Family Guy. Cuál puede ser la clave: Seth Macfarlane, l´enfant terrible de la animación cómica americana. Se conoce que Matt Groening ha querido contar con el talento de Seth para elaborar el guión de la cuarta entrega, y no es por nada, pero su colaboración se nota una barbaridad.

La mejor de las cuatro entregas.

La mejor de las cuatro entregas.

De las cuatro entregas sin duda la última es la mejor de todas y quizá sea la adecuada para comprar en DVD y guardar en las estanterías (cuando cueste menos de diez euros claro está). Por ahora me la voy bajar por megaupload para conservarla y volver a verla una de estas tardes soporíferas de televisión chorra y calor sofocante, antes de huir a la playa.

Sólo le pido a Mr. Groneing que no deje de hacer capítulos de Futurama, más largos o más cortos, porque junto con las creaciones de MacFarlane son el único soplo de aire fresco entre tanta bazofia televisiva en este nuestro maravilloso país que es España.

¿Para cuándo una serie de animación española? ¡Ah! que tendría que estar subvencionada, pues entonces que lo dejen. Que sigan gastándose el dinero en la González Sinde y sus películas para encefalogramas planos; o en pelis chorras de estudiantes que viajan a Londres.

Fuga de cerebros para aquellos que lo tengan, que en España ya vemos lo que hay. Pues eso.

29
Jun
09

Demasiado viejo para ver “dibujitos”.

La verdad es que estoy bastante enganchado a las creaciones del joven Seth MacFarlane (tiene sólo 36 años), a pesar de que haya personas de mi edad que vean con recelo mi adhesión a los “dibujitos animados”, como ellos los llaman. “Hay que ver, con los huevos negros ya y viendo dibujitos todavía, ¿cuándo va a crecer este zascandil?”. No todo va a ser Perdidos u otras series de folletín.

Quién no conoce a Brian y Stewie o a ese primo lejano de Homer, más gordo y más tonto que es Peter Griffin. La serie, que lleva emitiéndose desde 1999 ha obtenido un clamoroso éxito en España gracias a La Sexta. Lo único malo es que ésta no parece tener intención alguna de adquirir más temporadas y está repitiendo hasta la saciedad siempre los mismos episodios con lo que el desgaste de la serie y el menoscabo de la audiencia son inevitables.

Antena 3 (y sin que sirva de precedente) ha sido más lista y, aparte de adquirir todas las temporadas de Los Simpsons, compró los derechos de American Dad, una serie extraordinaria, incomprendida y con niveles de audiencia risibles; de ahí sus horarios fuera del “prime time” usual en el que se mueven Los Simpson, el clásico indiscutible.

¿Por qué no la sigue la gente? Bueno, puede que no la entiendan o simplemente no les guste (sobre gustos colores) o quizá estamos demasiado acostumbrados a Los Simpson (de los que ya nos sabemos los episodios de memoria). Pero el argumento más extendido es que parece una mala copia de Padre de Familia, algo que por otra parte es normal puesto que el creador es la misma persona. Está claro que las conexiones son elevadas (formato familiar, mujer típica americana, pareja de hijos, mascotas), pero qué pretenden. Es como decir que Manhattan es una copia de Annie Hall. Se parecen coño, pero es que son del mismo Woody Allen.

Lo que no sabe mucha gente es que a Seth MacFarlane le llovieron miles de demandas y denuncias por insultos e injurias a cuenta de sus bromas a famosos en la serie de Padre de Famila o de espectadores homosexuales, judíos, negros, inválidos, feministas, etc, todos ellos indignados por el humor ácido del joven dibujante y guionista. La Fox por tanto se boicoteó a sí misma y dificultó la difusión de su propia serie. Posteriormente la huelga de guionistas también supuso un escollo para su continuidad. Sin embargo, el bueno de Seth, lejos de achantarse, creó otra serie nueva, con la experiencia y madurez alcanzada con el trabajo de la anterior. Surgió así American Dad en la que el protagonista es un agente de la CÍA ultraconservador, republicano, fundamentalista religioso y amante de Bush.

Si en Padre de Familia tenemos a Stewie y a Brian, en American Dad no os perdáis a Roger el extraterrestre afeminado (me recuerda mucho a un conocido mío del pueblo), a Klaus (el pez con cerebro de alemán del este) entre otros personajes interesantes.

Está claro que sin Los Simpson de Matt Groening este joven nunca hubiera ideado una serie de animación con la mordiente de Padre de Familia o American Dad. Pero qué demonios, las influencias para qué coño están. Confundir plagio con influencias o evolución es de mentes cerradas y necias. Qué hubiera sido de Cervantes sin los libros de caballerías; y de Almodóvar sin Fellini; y de los Rolling Stones sin los roqueros americanos de los años 50…

La verdad es que me alegro de que sigan apareciendo series de animación capaces de hacer un humor tan políticamente incorrecto que nos haga reír a mandíbula batiente y por qué no, pensar.

Lo que sí parece claro es que la fórmula familiar es la que triunfa y eso Seth lo sabe muy bien. Futurama, del mismo genio Groening, no consiguió captar suficientes audiencias y la retiraron de antena, aunque hoy es una serie de culto (y no es para menos).

Lo que yo me pregunto es por qué en España no se realizan series de animación de corte satírico que critiquen la sociedad y costumbres españolas como el folklore, los toros, la progresía y el españolismo, el feminismo, la política, la incultura histórica que padecemos, la ESO, la idiosincrasia juvenil actual, el fanatismo futbolero, el catolicismo acérrimo típico español, la prensa rosa, el famoseo, la televisión, los medios de comunicación, el grupo PRISA, la COPE… No sé, seguro que habrá muchas más cosas que pueden dar mucho juego a los guionistas para hacer reír al personal.

¿No hay dibujantes ni guionistas en España o es que ya los estudios de mercado han dejado claro que no iba a funcionar el producto? ¿O es que la cultura española está tan controlada por el Estado que no interesa producir una serie que desmonte el chiringuito mediático organizado por los poderosos?

Últimamente estoy viendo los antiguos capítulos de Aquí no hay quien viva y me he dado cuenta de que ha sido la única vez en que más cerca hemos estado en España de disfrutar de una serie con una mordiente satírica equiparable a Los Simpson o algo parecido (salvando las distancias y sin ser animación). Al final se la cargaron y tenemos un sucedáneo rancio e inocuo en Tele5 (cómo no).

¿Por qué la televisión española es tan patética? El Internado, Aída, Física y Química, Sin tetas no hay paraíso, Bea la Fea (o como quiera que se llame). Ya está bien hombre.

Menos mal que gracias a La Sexta y Antena 3 (algo que no deja de ser curioso) con la producción de la Fox (extraño también) podemos disfrutar de Family Guy y American Dad y salir un poco de la estulticia en que está inmersa la tele en España.

Aunque habrá quien piense que el imbécil soy yo por ver “dibujitos” a mi edad. Está bien, prefiero ser un imbécil que ve dibujos animados para adultos que un retrasado mental que sólo ve Los hombres de Paco (que menuda serie de mierda es).

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”

Francisco de Quevedo.