Posts Tagged ‘Actualidad

07
Abr
11

Quiero ir a la contra. Lo sé, es puro esnobismo; me gusta llamar la atención. Como no soy diferente quiero al menos aparentarlo. Hoy sonrío (no es la marihuana), no voy a ser pesimista, o como mis amigos me dicen: un puto cenizo muy pesado y coñazo. Voy a entrenarme en el optimismo teatral más radical y visceral (ahora me creo poeta). Si pruebas a no leer prensa, y no te crees nada de nada, pero simulas creerlo todo y piensas que nada es imposible, pues es un primer paso ¿no? Sé de buena tinta que esto encanta a las nenas. Ríe, sonríe, carcajéate y hazlas reír (y gasta 15€ en el cine, y 20€ en la cena y 50€ en copas) y lo tienes todo hecho; o casi. El integrado es más sexy que el apocalíptico; a las mujeres no les suelen gustar los tristes (hablan todo el tiempo de asuntos aburridos que no interesan a nadie) . Qué tarde descubren algunos que no hay que tomarse la vida en serio (Why so serious?); algunos maduramos tarde (o nunca, según se mire). Hoy además, para más inri (IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM) -tenía ganas de meter latinajos para parecer más cultivado- brilla el sol, hace calorcito, me pica sobremanera la entrepierna (tengo novia, olé yo) y al menos viviré veinticuatro horas más (o menos).

Voy a ser del todo positivo a pesar del pescado radioactivo de las tierras niponas (básicamente Japón); voy a bailar (sobre tu tumba) aunque los dirigentes de mi país (y también el de los demás) sean unos malnacidos codiciosos e inútiles que no saben ni rascarse el culo sin llenarse de mierda los dedos; qué gracia tienen los “jodíos”. Yes we can, porque la vida es bella y podemos superarlo y no hay nada imposible y podemos hacerlo y… Dios qué “subidón”, esta coca es la caña. IN GOD WE TRUST, que me cago en “tó”.

El Payaso.

Krusty el payaso.

Quiero hablarles de mi tierra: Andalucía; Al-Ándalus para el mundo árabe. En mi tierra siempre brilla el sol excepto cuando llueve en invierno y otoño y primavera. En Andalucía la gente siempre está contenta, canta flamenco y tiene una “grassia que no no puéh aguantá”. ¿Por qué? Pues yo que sé, eso es lo que se dice por ahí (Andalucía te quiere y tal y cual). Igual es por la gracia que tiene la Junta, propiedad del PSOE, que es más corrupta que el agua de mar de Japón tres días metida en los oídos. O igual es por el paro (olé mi gente ociosa en la calleeeeeee fumando petardos y tocando verdialeeeeees; olé mi gente de Andalucíaaaaaaa, sentada al fresco de noche y de díaaaa…). No sé troncos, yo estoy “rallao” o “rayao” o rallado o rayado, que al final es lo mismo (o no) y es decirlo todo y no decirte nada; no sé si me entendéis lo que quiero decir.

En resumen y para acabar este tostón,  quiero invitar al lector a una meditación profunda y constructiva sobre el cosmos, la vida, el universo y la naturaleza humana, citando a un insigne filósofo de este nuestro tiempo, la época que nos ha tocado vivir, una era posmoderna (que no esnob), aciaga (que no jodida) y contradictoria (que no tarada). Como muy bien dijo el bueno de El Cordobés: “es mentalizarse y quererse de verdad. Sano, ese cuerpo, tener potencia, ser feliz, quererte tú mismo, a quererte tú mucho, porque quieres también al que tienes a tu lado y todo sale de verdad y del deporte” (todo esto con un acento de cateto andaluz con pasta que lo flipas).

Y no hay más cera que la que arde.

Anuncios
06
Sep
08

Se están perdiendo los viejos valores.

Esta mañana me ha llamado la atención una noticia que me ha dejado un poco confuso.

La nacionalización de los gigantes hipotecarios de EEUU podría ser inminente.

Según publica el diario norteamericano The New York Times, en su edición digital este sábado, la administración Bush podría nacionalizar a los dos gigantes hipotecarios de EEUU, Freddie Mac y Fannie Mae, de forma inminente. Este rotativo, se hace eco de una conversación entre altos cargos del Gobierno y de la reserva federal con los altos ejecutivos de Fannie y Freddie. Una operación que estaría dentro del plan de rescate adelantado por Henry Paulson y que, como avanzó LD, podría triplicar el déficit público de este país.

La verdad es que yo ya no entiendo nada. ¿No se suponía que cualquier tipo de intervencionismo estatal era contrario a las doctrinas económicas defendidas por el liberalismo? ¿O es que quizá hay excepciones, como es este caso, en el que las empresas tienen el agua hasta el cuello?

Resulta curioso comprobar cómo la doctrina neoliberal mira hacia otro lado cuando millones de trabajadores pierden sus empleo o sufren algún tipo de abuso por parte del empresario; en cambio cuando alguna compañía, a todas luces mal gestionada, está a punto de diñarla, todos los responsables políticos se afanan en hacer declaraciones y sacar dinero de las arcas públicas (el que todos los trabajadores aportan), para sanear unas cuentas a causa de una actividad económica de dudosa eficacia, como es el caso de Fannie Mae y Freddie Mac, empresas dedicadas al préstamo hipotecario sin limitación alguna. Fannie Mae y Freddie Mac, parecen los nombres de un dúo de humoristas de La Vegas.

Me sigue resultando muy llamativa la doble moral americana para todo tipo de cuestiones, ya sean de índole social, política, religiosa, moral o económica. Si no qué me dicen de la candidata republicana a la vicepresidencia y gobernadora de Alaska, Sarah Palin: ultraconservadora, cristiana, defensora de la pena de muerte, la tenencia de armas y con una hija de diecisiete años embarazada; mayor contradicción imposible.

La verdad es que tampoco me parece tan grave el asunto del preñado; la chica es fogosa y sus hormonas le piden guerra, como es natural. Además, la candidata ya se ha curado en salud asumiendo que su a hija le va el sexo sin protección, por mucha educación conservadora que reciba. Parece que por ahí los demócratas no van a poder perjudicarla, ¿o sí? En cualquier caso me da lo mismo; ya estamos acostumbrados a la hipocresía conservadora; nada puede sorprendernos a estas alturas.

Lo que sí me quita el sueño es la nacionalización de Fannie y Freddie, en un país de intachable trayectoria liberal, como es EEUU. Deben de andar las cosas muy mal en el sistema capitalista para que el Tío Sam tenga que adoptar medidas propias de un Evo Morales o un Hugo Chávez. Esperemos que éstas sean las primeras y las últimas en lo que llevamos de siglo, porque si no, pueden surgir dudas razonables sobre el sistema económico imperante en las mentes más perspicaces; no es mi caso, por supuesto.

Según comentan los expertos en economía, grandes eruditos en la materia, se trata de un procedimiento absolutamente necesario para solventar la grave crisis del sistema hipotecario americano, que también afecta al nuestro, y mucho. Es decir, que si no se les inyecta dinero a estas empresas, tan magníficamente gestionadas, desde la administración, puede que la economía se derrumbe y… bueno, yo no quiero pensar en 1929.

Qué insondable resulta la economía de mercado y sus entresijos, con sus preceptos neoliberales inquebrantables, su intervencionismo estatal que los contradice; sus ricos magnates, hombres de éxito, superiores al resto de mortales, dioses en suma; las regulaciones de empleo, el despido, el paro, los contratos basura, las joranas laborales de 65 horas semanales; sus crisis cíclicas, la saturación de los mercados, el oligopolio, el pacto de precios para no bajarlos jamás y obtener buenos beneficios. Qué grande es nuestro Imperio.

Aún recuerdo a los defensores de la libertad, adalides del capitalismo y la sociedad de consumo, cuando sonrojaban a socialistas y comunistas haciéndoles ver las contradicciones de la economía planificada, contradicciones en las que el capitalismo jamás cae, como todos sabemos.

¡Intervencionismo estatal, NO!, decían. Privatizaciones, SÍ, de todo lo que se pueda. Pagar impuestos, NO, lo menos posible; ayudas para el trabajador: ¡¡¡DERROCHE, CORRUPCIÓN, OPRESIÓN!!! El liberalismo absoluto es el camino de la felicidad; dinero, consumo y más dinero para invertir y producir más y más dinero… Pero ahora… ¿intervención estatal? Ya os digo, no entiendo nada.

Me pregunto, ¿qué opinará el Sr. Rodríguez Braun de todo este quilombo económico?