Posts Tagged ‘crisis

29
Ene
10

Don´t worry be happy.

Es maravilloso. Los placeres de la pobreza, que dirían los “Héroes”. Jesucristo estaría orgulloso de mí. “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados “ Mateo 5:1-12.

Como arroz y pasta casi todos los días. De vez en cuando algún bocadillo de chorizo y sobras que me da mi novia: platos cocinados con verduras y legumbres (las vitaminas son necesarias). Estas navidades me han regalado una tripa de lomo. La he compartido con mi gente; sí, soy una buena persona ¿y qué?

Pero no el mejor. El mejor, sin duda, es mi “hermano” Gonzalo que siempre me arrima alimento cuando voy a su casa a intentar disimular mi mierda. El mejor, sin duda, es Galileo, el “artista”, que me invita a cenar siempre que lo visito, incluso cuando ya voy cenado; cenar dos veces es la manera de cumplir la comida que no harás al día siguiente. Una vez me pagó hasta un corte de pelo. Sí, soy un miserable sin dignidad, perdedor de perdedores, ¿y qué?

La luz son 145 euros al mes. El alquiler son 300 euros al mes. El teléfono 15 euros al mes. La matrícula de la universidad cuesta 700 euros. Un título de idiomas que no demuestra nada cuesta 165 euros; Do you know what I mean?

No necesitamos gente”. “La cosa está muy mal”. “En Madrid está un poco mejor pero no tanto”. “En el extranjero no creas que es mejor”. “No necesitamos gente”. “Lo siento, estamos completos”. “I´m sorry we need native speakers”.”Lo siento, eres demasiado bajo, feo, guapo, listo, tonto, limpio, guarro…”

“Eso de la crisis es un cuento; el que quiere trabajo lo encuentra”. “Yo no veo que la cosa esté tan mal”. “La culpa es de ZP”.

Hay que ser positivos. No es tan malo con el estómago lleno. Y qué si no puedo tener casa, ni comprarme ropa, ni tener un coche, ni trabajo estable, ni puedo tener hijos, ni casarme, ni formar una familia, ni dormir tranquilo de noche, ni vivir tranquilo de día. ¡Ey!, al menos estamos en la Costa del Sol: La playa, la feria, las tapas, la fiesta. ¡Olé, mi “arma”! ¡”Arsa”! “Viva “Andasulía” y la madre que nos parió”. Andalucía te quiere; Andalucía imparable; y tanto, pararla más es imposible.

¿Tienes carné del partido? No. ¿Tienes un padre empresario? No. ¿Conoces quien te pueda enchufar en algún lado? No. Entonces estás jodido chaval.

“Always look on the bright side of life”.

Dios bendiga a los Python.


Anuncios
09
Sep
09

Yesterday.

Qué tiempos aquellos, allá por el 2001-2006 (el lustro prodigioso) cuando todos éramos tan felices, con trabajo y con dinero (hago siempre lo que quiero) ignorantes de lo que se avecinaba.

Qué grande España (¡¡¡arriba España!!!), cuando su líder más insigne encontró la fórmula magistral para meter a nuestro hispánico país en la Unión Europea y convertirlo en la envidia de Europa y del mundo occidental. Porque con Aznar (dios te salve ¡O Rei!) todo era mejor y más divertido: se recalificaba el suelo, crecía el mercado inmobiliario y la burbuja, el Real Madrid era galáctico y no necesitaba ganar nada, el Pocero era el ejemplo a seguir por la juventud y el futuro brillaba como el oro de las Indias.

Si bien ahora todo está lleno de grúas y la clase pudiente española por entonces sólo estaba formada por constructores, promotores, arquitectos, albañiles, fontaneros y electricistas, las oportunidades para hacerse asquerosamente rico eran infinitas (poderoso caballero y tal y tal); y sin saber ni leer ni escribir. Los jóvenes no necesitaban estudiar y eso era una ventaja (los libros son para los perdedores como todos sabemos). En aquellos maravillosos días de bonanza (ese caballo que viene de…) al olor del hormigón todo era de color de rosa (o rojo anaranjado de ladrillo). Los empleados de la construcción compraban Audis y Mercedes a espuertas, comían en la calle un día sí y otro también; las colas en las tiendas eran kilométricas y el consumo era miel en los labios de una sociedad analfabeta, pero opulenta. No había paro en aquellos “happy twenties” del siglo XXI con los políticos, banqueros y promotores inmobiliarios bailando el charlestón.

Promotor inmobiliario bailando el charlestón en 2005

Promotor inmobiliario bailando el charlestón en 2005

Aquellos maravillosos años eran, no obstante, prolíficos en cultura de primera magnitud. Todos recordamos Aquí  hay Tomate (en sus mejores tiempos), El Gran Hermano (que resiste los envites de la crisis) y Operación Triunfo revolucionando el panorama musical. Y qué me dicen del reggaetón, el sonido insuperable, con letras poéticas en grado sumo y arreglos musicales al nivel de los mejores músicos del mundo. Qué grande Daddy Yankee.

En 2003 Bush invadía Irak y nosotros, como buenos hippies con la tripa llena y los bolsillos rebosantes, salíamos a la calle a protestar por tamaña injusticia y de paso a comer en un McDonald´s y comprar algún trapito. Porque había dinerillo surgido del ladrillo, claro está. Hoy ya nadie protesta por nada, porque ir de “manifa” implica tomar algo en la calle y no hay ni para una caña en vaso de chupito. Y es que ahora por no haber  no hay ni guerras, ni hambre, ni miserias, nada más que las propias de nuestro país por culpa de… a ver…  ¿Zapatero? (por ejemplo).

Desde que llegó ZP al poder, aupado por la muchachada progre, y tras cuatro años de gobierno con inmejorables desmanes al litoral, construcción desenfrenada que nadie pudo ni quiso parar, y orgía de créditos, préstamos, consumo y despiporren, CRACK, todo se fue a tomar por saco . Es que este ZP es un zoquete. Si el Pocero fuera presidente no estaríamos sumergidos en este lodazal de podredumbre que nos impide trabajar y gastar como cabrones. La construcción debe volver y volverá; por la gloria de mi madre. ¿Dónde estás Aznar, querido? Dame un trabajo en FAES, por el amor de dios (tú que eres su lugarteniente y el faro de occidente).

Pero qué fue lo que pasó. Quién nos quitó el sueño español de construir y construir y construir y construir y construir para vivir así como sultanes entre inocentes desmanes, y que ya no rimo más porque quiero terminar este rollo macabeo que no me ha quedado feo (ven lo que produce el paro forzado).

El que se haya sonreído al menos un poco, que lo diga. Y perdonen las disculpas.

Yesterday, all my troubles seemed so fare way…

30
Nov
08

La lucidez del visionario.

En el Semanal número 577 del 15 de noviembre de 1998 don Arturo Pérez Reverte publicó un esclarecedor artículo en el que vaticinaba la debacle económica que nos está deleitando hoy día, tras diez años de orgía urbanística y especulación neoliberal, que viva el capital y olé.

Don Arturo, convencido como está de que un pesimista es un optimista razonablemente informado, gran conocedor de la historia universal (que para quienes tengan dudas, es una disciplina que sirve entre otras cosas para predecir errores venideros y evitar tropezar con los mismos escollos del pasado, últil a la postre, en contra de lo que generalmente se piensa) ya barruntaba hace diez años que toda esta fiesta ultraliberal y especuladora nos iba a amargar la leche. Habría seguro quien dijera que el señor Reverte estaba loco de atar, o que era pueril e inmadura su forma de ver el mundo, como me afirmó una vez cierto periodista algecireño, de origen sevillano, algo ebrio y después de haber patinado dos veces, dando con sus huesos en tierra en calle Larios tras una conferencia en el ateneo de Málaga.

Yo no quiero decir nada, pero la si hacemos balance de los diez años de historia que llevamos del siglo XXI, el resultado no es muy alentador: atentados terroristas en todo el mundo, radicalización religiosa de judíos, católicos y musulmanes, resquebrajamiento del sistema financiero, guerras en África por el diamante o el coltan, hambrunas, desigualdad, paro, calentamiento global y destrucción del medioambiente, o lo que es peor, la caterva de gaznápiros que lo niegan, así como niegan los males del ultraliberalismo salvaje (véase Aznar, Esperanza Aguirre, Jiménez Losantos, pseudointelectuales como Sánchez Dragó, Rodríguez Braun).

Pero vamos, los hay que con un “anda ya, que no hay crisis, que hay dinero para todo, ¿no ves a la gente comprando?”, te desautorizan y te dejan por un orate gilipollas amargado.

Como decía el bueno de Aznar: “todo va bien, España va bien” (acuérdense que ya nos lo decía en el 98). Pues nada señores, sigamos pensando que todo va bien, como que Málaga está limpia y seremos capital cultural en 2016, ¿no, señor de la Torre?

Lo dicho, lean el artículo y alucinen con el pesimista más ilustre de este nuestro amable y próspero país.

19
Nov
08

Más claro imposible.

He recibido en el correo este video, de parte de un colega, y ha sido muy revelador. Aquí os los dejo.
¿QUERÉIS CONOCER LOS FUNDAMENTOS DE LA CRISIS? PUES CON ESTO TE ENTERAS DE MARAVILLA… DEDICADLE 5 MINUTOS, VALE LA PENA.

EL SEÑOR QUE HABLA DE TODO ESTO ES:
-Doctor Ingeniero Industrial

-ITP Harvard Business School

-Profesor del IESE Business School durante 31 años.

-Fundador y Presidente del Grupo Sonnenfeld.

Echa un vistazo a la entrevista que le hizo Buenafuente.
06
Sep
08

Se están perdiendo los viejos valores.

Esta mañana me ha llamado la atención una noticia que me ha dejado un poco confuso.

La nacionalización de los gigantes hipotecarios de EEUU podría ser inminente.

Según publica el diario norteamericano The New York Times, en su edición digital este sábado, la administración Bush podría nacionalizar a los dos gigantes hipotecarios de EEUU, Freddie Mac y Fannie Mae, de forma inminente. Este rotativo, se hace eco de una conversación entre altos cargos del Gobierno y de la reserva federal con los altos ejecutivos de Fannie y Freddie. Una operación que estaría dentro del plan de rescate adelantado por Henry Paulson y que, como avanzó LD, podría triplicar el déficit público de este país.

La verdad es que yo ya no entiendo nada. ¿No se suponía que cualquier tipo de intervencionismo estatal era contrario a las doctrinas económicas defendidas por el liberalismo? ¿O es que quizá hay excepciones, como es este caso, en el que las empresas tienen el agua hasta el cuello?

Resulta curioso comprobar cómo la doctrina neoliberal mira hacia otro lado cuando millones de trabajadores pierden sus empleo o sufren algún tipo de abuso por parte del empresario; en cambio cuando alguna compañía, a todas luces mal gestionada, está a punto de diñarla, todos los responsables políticos se afanan en hacer declaraciones y sacar dinero de las arcas públicas (el que todos los trabajadores aportan), para sanear unas cuentas a causa de una actividad económica de dudosa eficacia, como es el caso de Fannie Mae y Freddie Mac, empresas dedicadas al préstamo hipotecario sin limitación alguna. Fannie Mae y Freddie Mac, parecen los nombres de un dúo de humoristas de La Vegas.

Me sigue resultando muy llamativa la doble moral americana para todo tipo de cuestiones, ya sean de índole social, política, religiosa, moral o económica. Si no qué me dicen de la candidata republicana a la vicepresidencia y gobernadora de Alaska, Sarah Palin: ultraconservadora, cristiana, defensora de la pena de muerte, la tenencia de armas y con una hija de diecisiete años embarazada; mayor contradicción imposible.

La verdad es que tampoco me parece tan grave el asunto del preñado; la chica es fogosa y sus hormonas le piden guerra, como es natural. Además, la candidata ya se ha curado en salud asumiendo que su a hija le va el sexo sin protección, por mucha educación conservadora que reciba. Parece que por ahí los demócratas no van a poder perjudicarla, ¿o sí? En cualquier caso me da lo mismo; ya estamos acostumbrados a la hipocresía conservadora; nada puede sorprendernos a estas alturas.

Lo que sí me quita el sueño es la nacionalización de Fannie y Freddie, en un país de intachable trayectoria liberal, como es EEUU. Deben de andar las cosas muy mal en el sistema capitalista para que el Tío Sam tenga que adoptar medidas propias de un Evo Morales o un Hugo Chávez. Esperemos que éstas sean las primeras y las últimas en lo que llevamos de siglo, porque si no, pueden surgir dudas razonables sobre el sistema económico imperante en las mentes más perspicaces; no es mi caso, por supuesto.

Según comentan los expertos en economía, grandes eruditos en la materia, se trata de un procedimiento absolutamente necesario para solventar la grave crisis del sistema hipotecario americano, que también afecta al nuestro, y mucho. Es decir, que si no se les inyecta dinero a estas empresas, tan magníficamente gestionadas, desde la administración, puede que la economía se derrumbe y… bueno, yo no quiero pensar en 1929.

Qué insondable resulta la economía de mercado y sus entresijos, con sus preceptos neoliberales inquebrantables, su intervencionismo estatal que los contradice; sus ricos magnates, hombres de éxito, superiores al resto de mortales, dioses en suma; las regulaciones de empleo, el despido, el paro, los contratos basura, las joranas laborales de 65 horas semanales; sus crisis cíclicas, la saturación de los mercados, el oligopolio, el pacto de precios para no bajarlos jamás y obtener buenos beneficios. Qué grande es nuestro Imperio.

Aún recuerdo a los defensores de la libertad, adalides del capitalismo y la sociedad de consumo, cuando sonrojaban a socialistas y comunistas haciéndoles ver las contradicciones de la economía planificada, contradicciones en las que el capitalismo jamás cae, como todos sabemos.

¡Intervencionismo estatal, NO!, decían. Privatizaciones, SÍ, de todo lo que se pueda. Pagar impuestos, NO, lo menos posible; ayudas para el trabajador: ¡¡¡DERROCHE, CORRUPCIÓN, OPRESIÓN!!! El liberalismo absoluto es el camino de la felicidad; dinero, consumo y más dinero para invertir y producir más y más dinero… Pero ahora… ¿intervención estatal? Ya os digo, no entiendo nada.

Me pregunto, ¿qué opinará el Sr. Rodríguez Braun de todo este quilombo económico?